10/02/2011

Notas sobre una enorme metáfora
París: Una introducción

Por

Especial: Notas sobre una enorme metáfora.

  1. Introducción
  2. Zambas salvajes de un unitario

Mi avión llegó a París a fines del 2010, dubitativo y tímido. Mi avión atravesó los Pirineos, esquivando temporales de nieve, huelgas generales y hasta clandestinas. Mi avión me dejó en el aeropuerto de Orly (que yo sólo conocía por el samba homónimo de Chico, Toquinho y Vinícius) con un fin concreto: pausar mi vida en Barcelona durante un tiempo delimitado por el calendario académico.


París desde mi ventana

Desde mi buhardilla milimétrica, situada a los pies de Montmartre, le mandé un mail a Matías para contarle que tenía ganas de escribir algo al respecto, aprovechar la ocasión para hablar de asuntos sobre los que siempre vuelvo, pero desde un ángulo distinto al de las reseñas y las entrevistas con las que vinimos trabajando estos últimos años. La forma, acordamos, sería la crónica; la condición, que giraran en torno a escritores argentinos que vivieron en París.

Me limitaré a intentar rastrear, nikon y netbook en mano, vericuetos parisinos donde alguna vez vivieron algunos de estos veintisiete escritores. Estudiaré en las Universidades en las que algunos de ellos fueron alumnos. Caminaré por las calles que pisaron, solitarios y anónimos. Indagaré en librerías y bibliotecas parisinas, en busca de traducciones francesas de sus libros.

Acordamos, también, establecer un lapso acotado: desde 1825 hasta 2005, desde la llegada de Esteban Echeverría al puerto de Le Havre (la puerta normanda que desembocaba en América) hasta los últimos días de Juan José Saer, combatiendo un cáncer de pulmón, en un hospital de la banlieu, una suerte de conurbano al que casi todo parisino teme por defecto. Durante los últimos dos siglos, puedo contar una treintena de escritores argentinos que residieron en algún momento de sus vidas en París. Borges, creo, lo dijo mejor que nadie: las listas son ejercicios excluyentes; seguro me olvidaré de unos cuantos.

Mientras me dirigía hacia mi curso intensivo de francés, durante las primeras mañanas en Montmartre, paseaba por el métro una edición española de El sueño de los héroes. Aún no consigo disfrutar de los libros de Bioy Casares (para mi oprobio, lo sé), así que lo abandoné rápidamente por París no se acaba nunca, seguido por una lectura compulsiva de The Invention of Solitude y luego de La tía Julia y el escribidor. No podía estar incidiendo en mayor transgresión ociosa. Por obvios motivos, ni Vila-Matas, ni Paul Auster, ni Vargas Llosa aparecían en el corpus de la tesina que vine a escribir a París, y que trata de los orígenes socio-históricos de la literatura fantástica escrita en español. También por obvios motivos, ninguno de ellos jamás aparecería entre la “treintena de escritores argentinos” que me jacto de poder enumerar. Pero lo más grave de todo es que no podía estar incurriendo en un cliché más escandaloso: joven estudiante de Letras, flamante residente de Montmartre (ciertas ínfulas de intelectual), becado para estudiar en la Sorbona, se va a enclaustrar en una buhardilla para leer a escritores que vivieron antes en buhardillas similares (alguno hasta es un Nóbel).

Pero los límites de mi identidad literaria argentina no son muy férreos (lo sé, lo único que falta es que me declare “cosmopolita”). Mi rudimentario acercamiento a la literatura argentina ha sido mediatizado por bibliotecas y profesores catalanes, por revistas literarias publicadas en Barcelona, por las bondades del Google Scholar, por editoriales madrileñas y por las revistas digitales que inundan internet. Mi gusto literario fue invadido por los teóricos franceses del siglo pasado (hay quien diría que fue contaminado) y tal vea sea esta invasión la causa por la cual decidí mudarme a París. Seguir leyendo


05/08/2010

Hiperviaje a Una luna, de Martín Caparrós

Por

Dicen que Martín Caparrós puede convertirse en el prócer argentino de la crónica periodística. Cierto es que lleva varios kilómetros en su bigote y muchísimas más palabras por detrás. Cierto también, es que viaja.  En uno de esos enredos aeroportuarios, de check-in, check-out, concibió Una Luna: diario del hiperviaje, una serie de crónicas sobre jóvenes migrantes alrededor del globo (encargadas por la ONU). Son los entretelones y pensamientos de un señor que empieza a preguntarse en voz alta si no está ya demasiado viejo.

Gracias a Eterna Cadencia que nos cedió la foto de Martín Caparrós, por Lucio Ramirez

Las búsquedas de Caparrós giraron, en principio, sobre la mirada subjetiva del que cuenta la historia:

Y el placer, para mí, de hacer de la mirada pretendidamente neutra del reportero un ojo caprichoso. Esconderse en un cruce: deslizarse más acá del periodismo, más allá de la literatura, para ocupar un lugar sin espacio: escribir crónicas

decía en Larga Distancia (1992), su primer libro sobre ese género.

Más de quince años después, a Caparrós le interesa el movimiento, el desplazamiento de un lugar a otro. Qué significa moverse, irse, visitar, llegar, esperar, pisar un lugar, huir en general ¿Qué es lo que impulsa a la gente para moverse? Podría ser una pregunta caparrosiana que guíe el texto. Dentro de ese movimiento, no se le olvidaron los modos: el hiperviaje es su criatura conceptual.

Hijo de la globalización e internet, el hiperviaje es esa posibilidad de ir hacia la otra punta del mapa en un click. Pasar de un aeropuerto nevado y envuelto en un cielo gris, a uno de vigas ardientes por la inclemencia de un sol abrasador, tras unas pocas horas sentado, atendido por una solícita azafata y distraído por unos videítos berretas en la pantallita personal. En las distancias kilométricas hay un hipersalto, una negación del espacio, ¿un no viaje? Es eso de que antes la gente viajaba, ahora la viajan.

Seguir leyendo

30/11/2009

La guerra moderna, de Martín Caparrós

Por

Movido por la lectura de su exitoso relato sobre la militancia política de los ’70 me hice de este ejemplar el verano pasado, que es una continuación de Larga distancia. La anécdota fue haberme cruzado con su autor hace unos años –mientras leía La voluntad– una fría mañana de agosto en medio de una plaza y el hecho de presentarse para una entrevista pública hace pocas semanas atrás en una librería de Palermo. Lo que no podía saber es que, a la hora de la firma de ejemplares, Caparrós me iba a contar la historia de este libro y de ser uno de los ignotos lectores que lo poseía, puesto que jamás fue reimpreso, lo que me llenó de orgullo puesto que yo sólo leí las obras “periodísticas” y no las “literarias”, si es que pudiera establecerse una diferencia entre ambas.

El libro compila una serie de artículos que el autor publicó para diversos medios durante la década de los ’90 y si bien resulta bastante ecléctico por los temas abordados, el denominador común es los distintos “frentes” donde se libran las batallas modernas, ésos que no tienen prensa en general, por considerarse temas marginales. Podría definirse como un anecdotario de viajes.

Seguir leyendo

14/09/2009

Cartelera parroquial {38

Por

Lunes

Martes

  • Presentación de El salto del final, de Pablo Vinci (junto a la obra de la artista plástica Silvia Sasarini)
    En el bar El Gato Negro, Av. Corrientes 1669, 19hs
    Presenta: Horario Spinetto
  • Entrevista a Martín Caparrós
    En la librería Eterna Cadencia, Honduras 5582, 19hs
    Entrevista: Patricio Zunini
  • Confesionario, historia de mi vida privada
    En el Centro Cultural Rojas, Av Corrientes 2038, 21hs
    Participan: Damián Ríos, Mercedes Halfón y Flavia Da Rin

Miércoles

  • Presentación de El ghetto de las ocho puertas, de Alejandro Parisi
    En Museo del Holocausto, Montevideo 919, 19.30hs
    Participan: Jorge Fernández Díaz, Teo Erlich, Graciela Nabel de Jinich (Directora Ejecutiva del Museo), Dr. Mario Feferbaum (Presidente del Museo) y el autor
  • Editar y escribir: Entrevista a Paula Pérez Alonso
    En Casa de la cultura, Rufino de Elizalde 2831, 19:30hs
    Entrevista: Silvia Openhayn

Seguir leyendo

10/12/2008

Se suspendió el encuentro con Caparrós

Por

Lamentamos informar que el encuentro con Caparrós programado para mañana debió suspenderse.

Para más información pueden seguir este link.

22/10/2008

Dos videos más de Yaco

Por


por P.Z.


Colgué un par de videos más de la presentación de 1983, Imágenes del regreso. Libro que Dani Yaco presentara el lunes en Malba junto a Martín Caparrós y Jorge Lanata.

En el primero, Caparrós, jodón, le pregunta por la foto de un peluquero que aparece en el libro. ¿Quién es (qué hace) el peluquero?

En el segundo, Yaco responde una de las dos preguntas que hicieron desde el público: a qué personaje público de hoy le interesaría fotografiar.

21/10/2008

Yaco presentó 1983

Por


por P.Z.


Dani Yaco, acompañado por Martín Caparrós y Jorge Lanata, presentó ayer en el auditorio del Malba su nuevo libro 1983. Imágenes del regreso.

presentación de 1983
Caparrós, Yaco y Lanata

I

Podría caretearla diciendo que lo mejor llegó recién al final, podría justificarme con que como lo que decían era aburrido me fui al bar de enfrente a tomar una cerveza y recién volví cuando estaban terminando, pero la verdad es que confundí el horario –y eso que habíamos publicado el aviso el viernes–. Llegué pasadas las siete y media, cuando ya se sentía la relajación de los disertantes y del público.

Ironía del destino, lo primero que escuché fue el reto de Lanata: los bloggers no son profesionales, se nota que escriben mal en comparación con los periodistas del New York Times. Fórmula políticamente correcta para decir lo que parecería que todos piensan, aunque haya sido Feinmann quien se ganó el odio de toda la web 2.0 con aquel famoso exabrupto.

II

Lo que presencié, entonces, fue la charla bastante dispersa de tres amigos, que simulando olvidarse del público, iban y venían sobre temas distintos, los rozaban muy levemente, mientras fumaban un cigarrillo tras otro.

Seguir leyendo

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo