30/09/2010

La molécula Levrero

Por

La imagen lleva al texto de Martín Cristal, si quieren ver la molécula completa, clic acá

Me cuento como lector entre los que descubrieron a Levrero después de su muerte y a partir de La novela luminosa, con ese libro como faro y mirando para atrás. Federico, nos mostró que lo supo leer como historietista, Marcelo como autor de policiales y José María como novelista.

Como se ve, los Levreros posibles son muchos y diversos. El escritor cordobés Martín Cristal se suelta una vez más con una creación gráfica deslumbrante. Hizo en forma de molécula un gran mapa totalizador (en el sentido de que abarca toda la obra, no en el de un mapa definitivo) que sirve para entender y organizar el panorama. Luego, cada uno podrá hacer el mapa propio, aunque yo dudo que con la misma eficacia que Cristal.


04/08/2010

Recibimos: La Banda del Ciempiés

Por

Agradecemos a Random House Mondadori por el envío de la nueva edición de La Banda del Ciempiés, del escritor uruguayo Mario Levrero (1940-2004)

Un aterrador muñeco con la apariencia de un gigantesco gusano, formado por una cincuentena de hombres cubiertos por una tela, provoca pánico en la ciudad y obliga al detective privado Carmody Trailler a entrar en acción. Smithe Andrews, el jefe de policía, intuye que esta peligrosa banda de delincuentes es de inspiración china, y ordena una redada que desencadena una serie de peripecias diplomáticas, secuestros, complots, persecuciones, venganzas y represalias entre países. Esto es apenas el disparador de La Banda del Ciempiés, una delirante novela de aventuras en la que la mezcla de géneros, el humor, las digresiones y los desvíos se combinan magistralmente, para dar forma a un universo vertiginoso donde Mario Levrero encuentra, una vez más, una salida radiante e inesperada.

01/12/2009

Otro ladrillo en el mito Levrero

Por

Al fin pude dedicarme a leer Nick Carter y eso que es una novela que se lee de un sentón.

Desde La novela luminosa quedé completamente conectado con Levrero, como si hubiese leído toda su obra. Es un efecto de aquel gran libro. Esa sensación de haberlo leído todo también me dejó en una actitud pasiva. Podría haber salido a buscar sus libros, comprarlos y leerlos simplemente. Sin embargo me quedé como quien no se anima a salir por si llueve. Ya llegaría alguno… y llegó.
Igual hay que aclarar, que si yo creía haber llegado tarde, más tarde aún llegué, porque este libro es del año 73. Lo que se dice, un texto recuperado.

Vuelvo entonces. Llegó un libro de Levrero: Nick Carter. Es un policial. Bah, si tuviéramos una librería con estantes y uno de ellos dijera “policial”, podríamos ponerlo ahí. Digo esto porque no conozco ninguna librería con la estantería “metapolicial”. Esa podría albergar varios libros más que el objeto de esta reseña. El caso es que Nick Carter es un policial sobre el policial, una travesura, un paso de comedia como un sketch de Benny Hill.

Como decía, luego de leer La novela luminosa me siento con suficiente autoridad como para hablar de la vida del autor, ese es uno de sus mayores efectos, que él quiso provocar en nosotros lectores. Cuenta que era un gran consumidor de policiales, de esas ediciones baratas que se venden en las librerías de usados montevideanas. De hecho uno de sus paseos cotidianos era salir a comprarlas para leerlas en uno o dos días y luego acumularlas, coleccionarlas. Cuando se quiere decir que leía mucho y se dice la palabra “lector” también se dice la palabra “voraz”. Un lugar común.

Seguir leyendo

28/09/2009

Recibimos: Nick Carter

Por

Agradecemos a Editorial Random House Mondadori, por el envío de la edición anticipada de Nick Carter, otro de los textos recuperados por la editorial, del enorme escritor uruguayo, Mario Levrero. Estará en las librerías en octubre.

Estados Unidos tiene un plan para apoderarse, como siempre, del universo. Mientras todos llegamos tarde, Nick Carter tiene un plan para derrotar a cualquiera que quiera apoderarse del universo. Universo en el que él, quien lo escribe y quien lo lee comparten ese destino formidable de la narrativa de Mario Levrero, donde “plan”, “misión”, “método” y “azar” se convierten en palabras con un significado distinto del que tienen habitualmente. Así como “triunfo” o “éxito”. Con mejor puntería que nunca, el genio único de Levrero nos conduce por una serie de pasajes y galerías que suman la sordidez y la contundencia del thriller con la intriga de la novela de espías para dejarnos en el umbral majestuoso donde nos es dado reconocer y admirar la más generosa y refinada literatura.

10/07/2009

Levrero historietista, actualización

Por

Hace un par de semanas, antes de las elecciones, antes de la epidemia, en la prehistoria, publiqué un post sobre las historietas guionadas por Mario Levrero. El erudito y generoso lector Nick Carter, en los comentarios a esa nota, me hizo notar que Levrero era autor de otra historieta, además de Santo Varón y Los Profesionales: El Llanero Solitario, publicada en la revista rosarina Tinta que dirigió Sergio Kern y que duró tres números, entre 1976 y 1979. Para mayor humillación a mis dotes como bibliógrafo, tenía en mi casa un ejemplar de Tinta, el No. 3, de 1979 y adentro de Tinta, dos páginas no sólo escritas sino también dibujadas por Jorge Varlotta.

Seguir leyendo

19/06/2009

Levrero historietista

Por

No sé qué azares de la circulación del dinero convirtieron a Mario Levrero en un escritor importante y respetable para las multinacionales que ponen sobre las mesas de las librerías lo que vamos a leer en esta temporada. Bienvenidos sean. Levrero era, para mí, un escritor ligado a cierta zona marginal de la literatura: marginal por “raro” (las comillas son de Levrero), por uruguayo y por fantástico, así que es curioso encontrar un Levrero ligado a “tendencias contemporáneas” como la autobiografía (las comillas son mías) y editado por una multinacional.

Profesionales

Yo leí, como parte de lo que Fogwill llamó “la clientela de ciencia ficción”, su extraordinaria El lugar en el número 6 de El péndulo, Aguas salobres, Fauna/Desplazamientos, Espacios libres y fueron objeto de mi deseo por años los inhallables La Ciudad y París, que hoy están disponibles junto con El Lugar en una coqueta cajita al alcance de cualquiera que tenga $75. No leí todavía al último Levrero, sobre todo porque tengo un cerebro pre-Remes Lenicov que va aún más despacio que mis finanzas y gastar más de $50 en un libro me resulta difícil.

(Releo el párrafo y noto cierto tono de “yo lo vi antes” que no me convence y que en cualquier caso sería un subproducto de la edad: en lo que estoy pensando es en cómo cambian los marcos de lectura. Marcos muy precisos, además, tampoco se trata del hallazgo de una perla oculta en el barro de la cultura de masas: El Péndulo era un modo distinguido de leer ciencia ficción, así como Fierro era un modo distinguido de leer historietas).

Al trabajo: además de literatura, Jorge Mario Varlotta Levrero escribió como Jorge Varlotta al menos dos guiones de historietas, Santo Varón y Los Profesionales, dibujados por Lizán. Digo al menos porque he visto que dicen “escribió historietas”, y no sé si hizo alguna más que no encuentro. Las historietas que sí encuentro se publicaron en Fierro y en Humor en la década de 1980. Después, salieron un par de libros.

¿Y qué son estas historietas?

Santo Varón

Seguir leyendo

08/06/2009

La escritura y el discurso (vacío)

Por

El discurso vacio

Cómo llegué al libro

Había salido a relucir el apellido en una charla con un amigo en medio de una librería -qué raro- y me aconsejó que me acercara a preguntarle al dueño por su parecer. Inmediatamente me acerqué al mostrador y después de saludar, este poco menos que fanático empedernido del autor me llevó en medio de las mesas ponderando cada uno de los títulos, dando taxativas muestras de su conocimiento sobre ellos.

Asombrado, me quedé con un par de ejemplares según su consejo y ni bien llegué a casa los deposité en esa suerte de tótem en que se ha convertido mi mesa de luz, con todos los últimos libros “ingresados”, esperando ser leídos.

Éste esperó poco debido a las pocas páginas y, por otra parte, decidí llevármelo cuando mi amigo -y no el dueño- me avisó que la editorial había cerrado. No fuera cosa que me llegase a arrepentir… Hablo de El discurso vacío“, de Mario Levrero (Interzona, 2006).

De qué se trata

El libro está dividido en dos áreas; la primera consiste en una suerte de ejercicios caligráficos autoimpuestos por el autor a consecuencia no sólo de su mala caligrafía sino del convencimiento -cursi, al menos- de que los cambios en la forma de escribir pueden producir modificaciones en las conductas del ser. La segunda, que se intercala con los ejercicios, tiende más a afianzar el estilo literario que a destacar el contenido de lo que se intenta relatar, como si la fluidez del discurso decidiera el rumbo de lo que se ha de contar.

Seguir leyendo

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo