16/08/2011

Siri Hustvedt en Buenos Aires

Por

Como sucedió en noviembre del año pasado, cuando la Fundación Osde trajo a Tzvetan Todorov, éste 25 de agosto la misma fundación, con el apoyo de Anagrama y su distribuidora local, Riverside Agency, traen a la novelista norteamericana Siri Hustvedt. Dialogará con la escritora argentina Luisa Valenzuela, con la coordinación de Silvia Hopenhayn.

Siri tiene estrella propia, pero para añadir celebridad, y como dato para los desprevenidos, decimos que es la mujer de Paul Auster. Ojalá se consolide este espacio para visitar internacionales. Ojo, es con inscripción previa, asegúrense que el trámite se realice correctamente, yo casi me quedo afuera cuando Todorov por “un error del sistema”.

 


09/08/2011

Relatos como excusas

Por

Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esperaban su oportunidad. Fue el último film del talentoso Woody Allen –aun en cartelera por estas tierras- que, al nombrarla, hizo sonar el timbre de mi memoria y me decidiera, al fin, a encarar su lectura. Lamentablemente, sospecho que la presente edición no abarca la totalidad de relatos que conforman el volumen original, debido al carácter de “selección” que se le otorga en su contratapa; mas no he podido dar con algún ejemplar de la editorial –aun- para constatarlo o refutarlo.

Este libro está compuesto por una serie de nueve relatos cortos que en su mayoría sirven de excusa para poner de manifiesto el carácter mordaz y sarcástico de los escritos de su autora. En “El terrible Pavo Real” un periodista nos muestra cómo puede valerse de su profesión para redundar en beneficios personales. Un equívoco buscado es el desencadenante de “Paprika Johnson”. El misticismo mezclado de cierto misterio y delirio es el eje de “¿Quién es este Tom Scarlett?”. La fábula del cazador cazado toma cuerpo en “La broma más pesada”, del que rescato la imagen:

Ella no había sido más que la espuma del jabón que queda en el fondo del lavabo.

La soledad femenina a cierta edad y la codicia se dan cita en “Boleto premiado 177”, del que se desgrana:

Algunas mujeres, al envejecer, pierden fe y peso, y sentadas sobre sillas de mimbre duro y delgado se inscriben en el libro de la vida entre signos de admiración, para dejarse caer, al final, como una astilla en las aguas del Estigio.

La pérdida de caracteres familiares al pasar las generaciones es el núcleo de “Humo”. La historia de un timador y su oponente se cuenta en “Monsieur Ampee”. La violencia que se hace pasar por revolucionaria es parte de “Los terroristas”. Finalmente, el ansia de libertad mantenido hasta el final de los días es el centro de “Una noche en los bosques”.

Todos los cuentos se narran en un estilo directo y descarnado que, por momentos resulta socarrón y en otros, surrealista, sin dejar de ser irónico, con abundancia de detalles que por lo molestos no son menos hirientes, sobre todo para un estrato social que se encuentra en plena decadencia. En esto, Barnes retrata la descomposición que tiene lugar en aquellos que aun se aferran denodadamente a la nostalgia, último bastión de toda una generación cuyo tiempo ha pasado. Como tal, un libro que describe una época social, tanto como literaria.

12/07/2011

Recibimos: El gentleman comunista

Por

Agradecemos a Riverside Agency por enviarnos El gentleman comunista. La vida revolucionaria de Friedrich Engels. Se trata ni más ni menos que de la extensísima biografía del reconocido compañero y mecenas de Karl Marx escrita por Tristram Hunt.

Sobre El gentlemen comunista:

Friedrich Engels es una de las figuras más atractivas y contradictorias del siglo XIX. Nacido en el seno de una próspera familia comercial de Prusia, pasó su vida profesional trabajando en la industria algodonera de Manchester, cazando con perros en Chesire y disfrutando de la cómoda vida de un caballero victoriano de clase alta. Sin embargo, Engels fue también el cofundador del comunismo internacional, la filosofía que en el siglo XX acabó dominando a la tercera parte de la especie humana. Fue coautor de El manifiesto comunista, un táctico de partido implacable y el hombre que sacrificó sus mejores años para que Karl Marx escribiera El capital. Su aguda descripción de la revolución industrial, La situación de la clase obrera en Inglaterra, sigue siendo una de las más inquietantes y brutales denuncias del coste humano del capitalismo. Más allá de ser el lugarteniente de Marx, Engels fue un pensador profundo por derecho propio que habló de estrategia militar, feminismo, urbanismo, darwinismo, tecnología y colonialismo. Predijo con feroz clarividencia los efectos de lo que hoy son el fundamentalismo del mercado y la imparable globalización.

Seguir leyendo

14/02/2011

Para aterrizar en la obra de Amélie Nothomb

Por

Sobre Cosmética del enemigo,
de Amèlie Nothomb (Anagrama – Página/12, 2010)

Este libro es otro de los volúmenes que componen la colección Anagrama 40, editados por el periódico Página 12. Lo elegí porque habían pasado ya un par de años cuando, en medio de una librería de la avenida Corrientes, uno de mis etílicos amigos me preguntó si había leído algo de esta autora. Ante mi total desconocimiento, me sugirió un par de títulos entre los que se encontraba éste. Al recordarlo, no tuve más que desembolsar un billete de escaso valor para apropiármelo.

Es la aparente historia de una conversación sostenida entre Jerôme Angust, un pasajero demorado en un aeropuerto –¿será el Aeroparque Jorge Newbery?-, y Textor Texel, uno de esos personajes que se acercan para sostener un inesperado diálogo, cuando nadie les brinda la posibilidad de hacerlo. Mas, lo que comienza como un intercambio momentáneo que toda persona bien educada debe padecer, deviene, poco a poco, en otro tipo de charla, más personal y mucho más esclarecedora respecto de ambos. En verdad, Texel encarna la propia conciencia de Angust, a quien reprocha una serie de circunstancias, la muerte de la esposa de éste, entre otros.

Escrito en un estilo coloquial, que comienza con preguntas y respuestas cortantes y frías, Nothomb construye un relato entre el yo y el súper yo de un mismo individuo, conduciendo la trama hacia el costado más oscuro y difícil de enfrentar: el de aquellos hechos del pasado que deseamos olvidar con toda nuestra alma. A medida que se suceden las páginas, la escalada del conflicto entre ambos personajes crece de manera espiral como consecuencia de la información que Texel va aportando, logrando así que la tensión y el interés también lo hagan en la misma medida, hasta alcanzar el clímax en las líneas finales.

Seguir leyendo

31/01/2011

Con New York de fondo

Por

Sobre La habitación cerrada,
de Paul Auster (Anagrama – Página 12, 2009)

No soy partidario de las colecciones de libros, por más que algunos de los títulos incluidos en ellas sean de mi interés. Particularmente, porque encuentro que todas se inician con dos o tres obras resonantes y luego continúan con una multitud de ilustres desconocidas con los que compensar los magros desembolsos de los primeros. Pero en esta ocasión, habiendo autores de la talla de Oé, McEwan, Carver, junto a los vernáculos Piglia y Pauls, entre algunos más, decidí hacerme de unos cuantos por poco dinero. Sobre todo porque ha coincidido con que a la mayoría de quienes se anunciaron no he leído aun.

La presente edición económica venía sellada en plástico, lo que no ha sido óbice para encontrar en su interior un ejemplar al que la lluvia o una inundación había causado estragos, desde sus arrugadas páginas hasta su falta de flexibilidad al pasar las hojas. No obstante, aun a sabiendas de algunos altibajos en la intensidad de la tinta y otras excentricidades –una fuente cuyo tamaño es más que diminuto, por ejemplo-, decidí encarar su lectura.

Este libro es la última parte de un tríptico denominado “Trilogía de Nueva York”, compilado en un único volumen, aunque también es posible encontrar a éste y sus otros compañeros separadamente.

Es la historia de un periodista y escritor al que un amigo de la infancia, desaparecido en circunstancias misteriosas hace un tiempo, lega toda su producción literaria a través de su esposa, para que se encargue de seleccionar aquello que pueda ser publicado. Ambientada en aquella ciudad y narrada en primera persona, la novela reviste cierto carácter de thriller donde el protagonista, relatando la historia común que los ha unido y poniendo de manifiesto los caracteres de ambos, se va apropiando lentamente si no de la identidad, al menos de lo que ha rodeado a su antiguo amigo: mujer, hijo y un inesperado éxito literario.

Seguir leyendo

25/10/2010

Sadismo y rusticidad

Por

Sobre Campos de Londres,
de Martin Amis (Anagrama, 1999)

Al preguntar sobre este título, la responsable del stand donde lo compré, lo tildó de “pesado”. Imaginé que no sólo hacía alusión a lo voluminoso del ejemplar sino también a su contenido.

No lo es, por más que reconozca que por momentos se pierde algo de ilación. El libro narra la historia de un asesinato pero, a diferencia del clásico policial, es la víctima la que sale al encuentro de su victimario, y no al revés. La protagonista es una mujer que promedia la treintena, bella, seductora, manipuladora y perversa quien, incapaz ya de amar, no escatima el uso de sus atributos y encantos para someter a un par de hombres a los arbitrios de sus caprichos, dominándolos de todas las maneras posibles.

En el juego de opuestos, la acompañan un estafador bravucón de casi treinta años, iletrado y violento, padre y marido tan circunstancial como ausente, cuyos únicos intereses son el delito, jugar a los dardos y tener sexo con distintas mujeres. Junto a él, un atlético pero ingenuo miembro de la clase acomodada inglesa, inmerso en un matrimonio aburrido y con un crío que resulta poco menos que la encarnación del mismísimo diablo, quien le inflige toda clase de atropellos y humillaciones.

También se da cita un escritor moribundo –que se encargará de contar la historia- y otros personajes secundarios que aportan cierta chispa y buena dosis de condimento a los diálogos, a la hora de sostener la narración.

Seguir leyendo

22/09/2010

¿Quién es Pierre Michon?

Por

por Juan José Burzí*

El autor de, entre otras obras, Vidas minúsculas, Mitologías de invierno y Los once, su último libro traducido al castellano.

No publicó hasta los 37 años. Ese primer libro es una obra maestra llamada Vidas minúsculas (Anagrama). Con fuertes influencias de Faulkner (Michon logra ese barroquismo tan característico en Faulkner, nos pasea dentro de una oración por diferentes paisajes, nos marea, nos aturde y nos obliga muchas veces a releer desde el principio para entender de qué está hablando), Michon se enfoca literariamente a lo que será una constante en su obra: las biografías, ya sea de personajes totalmente chatos e intrascendentes (como en Vidas minúsculas, algunos cuentos de Mitologías de invierno, otros momentos de Señores y sirvientes) o de grandes personalidades (Rimbaud en Rimbaud el hijo, Goya en Señores y sirvientes, santos y mártires en Mitologías de invierno…). Vidas minúsculas se puede leer como una autobiografía falsa, donde fue a parar todo el desencanto de alguien que recién a los 37 años se largó a escribir (y a publicar).

Luego publicó Señores y sirvientes (Anagrama), cinco textos donde aborda la vida y obra de cinco pintores: Goya, Antoine Watteau, Piero Della Francesca, Vincent Van Gogh y Claudio de Lorena. Pero lo hace de manera poco tradicional, por ejemplo nos cuenta un cuadro de Van Gogh desde la vida oscura y rutinaria de Joseph Roulin, quien sirviera de modelo en “Retrato del cartero Joseph Roulin”, o un discípulo de Piero Della Francesca. Todos estos textos desbordan poesía, una poesía melancólica y húmeda que es característica en la prosa de Michon.

También publicó Rimbaud el hijo (Anagrama), un libro difícil de clasificar ya que es biografía, ficción y ensayo a la vez. Una joya literaria que ilumina con una luz diferente la vida y obra del autor de Una temporada en el infierno.

Cuerpos del rey (Anagrama) es una serie de ensayos que fueron reunidos para esta edición, donde Michon escribe sobre Beckett, Flaubert, Faulkner, Victor Hugo, Balzac… Lo maravilloso de estos ensayos, al igual que sucede con Señores y sirvientes y con Rimbaud el hijo, es que Michon no encara estos textos como meros juegos especulativos acerca de personalidades famosas, textos a los cuales estamos acostumbrados, más o menos ingeniosos algunos, tediosos otros. No, Michon se hace carne en estos artistas, parece entregar su alma en cada narración, oficiar de médium entre ellos y la literatura.

Seguir leyendo

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo