15/03/2011

La caducidad de los ebooks

Por

Muy interesante la nota que se puede leer hoy en el New York Times sobre otra arista del comercio de libros electrónicos: la venta a bibliotecas. Quienes nos compramos el llamado “cacharro” nos preguntamos qué pasará con esos archivos que hoy compramos y mañana no sabemos si seguiremos teniendo. Algunos servicios como Amazon permiten hacer una copia de seguridad al disco rígido personal, pero la duda persiste, ¿qué pasará cuando el aparato caduque, qué será de la compatibilidad de esos archivos?

Todo gira en torno a los famosos términos de uso. Lo que ganamos en comodidad y acceso, lo perdemos en libertad. La editorial Harper Collins está presionando por un modelo de caducidad en lo que respecta a la venta para bibliotecas, es decir que el archivo adquirido –el ebook- podría ser “abierto” unas 26 veces antes de extinguirse. Apuestan a un modelo diferente al que hoy conocemos como compra para acercarse a uno similar al alquiler. Plantean que no ponerle caducidad a los archivos supondría un problema para la industria. Me pregunto qué pensarán de los libros convencionales que se acumulan en los estantes sin decir ni mu.

Los bibliotecarios están llamando a un boicot contra Harper Collins por esta razón. Los paranoicos como yo estarán de acuerdo en que los ebooks no deberían tener caducidad no tanto por un tema comercial –que habría que tratarlo- sino por un tema de libertad de expresión. ¿Qué pasaría si una editorial o un estado decidieran extinguir un libro determinado por razones políticas? Es un debate que apenas comienza.

Pueden leer la nota completa acá (en inglés) y la respuesta de la American library asociation acá.


25/02/2011

Cara de editora

Por

Esta es una tira de Max Aguirre llamada “Jim, Jam y el otro” que se publica en La Nación diariamente. Toda la semana el que yo creo que es Jam se dedicó a hablar de su novela vanguardista. Para ver la serie completa pueden hacer clic en la imagen.

23/02/2011

La mirada crítica que hace falta

Por

Me tomo la libertad de citar un fragmento del artículo que Andrés Hax escribió para la Revista Ñ en el que se detiene sobre un punto pocas veces abordado por los usuarios de dispositivos electrónicos. En este caso, el que nos ocupa, se refiere al Kindle y a sus condiciones de uso, muy lejanas a las que tenemos para comprar un libro tradicional.

Entre varias otras cosas, esta estipulado que no puedes prestar el libro; que, en el caso de diarios y revistas, Amazon reserva el derecho de cambiar los términos del contrato de compra; el aparato en si, y sus contenidos (tanto software como hardware) pertenecen a Amazon y no tienes el derecho de interferir con su funcionamiento de ninguna forma; Amazon recibirá información de tu dispositivo: “Anotaciones, bookmarks, apuntes, subrayados o tales marcas están respaldados por el Servicio, y la Información que recibe es sujeta al contrato de privacidad de Amazon.com”

Amazon no se hace cargo de ninguna perdida de información. Si has violado los derechos Intelectuales de Propiedad del aparato o sus contenidos, “Amazon puede buscar recompensación legal en cualquier estado o juzgado federal en el estado de Washington…”

Hay más: “Amazon reserva el derecho de cambiar las condiciones de este Acuerdo… En el caso que lo haga tu uso continuado del dispositivo implica tu acuerdo de estas revisiones del contrato…”.

El artículo completo se puede leer acá y no hace falta decir que lo recomiendo

21/01/2011

Hombre y superhombre

Por

A esta altura de la imaginación pop, Superman no existe. Es parte del aire, poco y nada es posible decir sobre semejante figura.

Lo que no implica que Superman no siga siendo una marca capaz de producir mucho dinero. Es sabido que el capitalismo no vende aire sólo porque no han logrado hacerlo escaso, y a Superman lograron hacerlo escaso extendiendo a 120 años la protección por copyright del personaje. La última versión, en estas pampas, de esta explotación de la escasez, es la colección “Las 100 primeras historietas de Superman” que empezó a publicar el Clarín.

No es mucho lo que se puede decir de una historieta cuyos méritos son más corporativos que autorales. Siegel y Shuster serían un par de olvidados productores dentro de la maquinaria de la industria cultural de masas norteamericana sino no hubieran inventando un poco por casualidad un personaje que fue el motor de un género (el de superhéroes) y de un formato de publicación (el comic book) que en ciertas épocas y sobre todo en Estados Unidos se convirtieron casi en sinónimos de historieta.

El tomito que editó Clarín, de todos modos, me parece que puede ofrecer algunas comprobaciones interesantes.

  1. ¡Qué mal escrito está Clarín! Ya sé que no tiene nada que ver, pero es que el diario te lo encajan con el libro, y ya que lo tenía me lo leí. No soy de los que usan la antonomasia para referirme al “Grupo” (¡otra antonomasia!), pero realmente es una lectura desagradable. No me refiero a errores gramaticales, que no faltan, sino a un efecto general de fealdad, de descuido, de falta de cariño. “Contra entre 22,9 y 27 por ciento de los estudios privados”.
  2. ¡Qué mal narrados están estos primeros capítulos de Superman! No se trata de cargar las tintas sobre los pobres Siegel y Shuster, que bastante tuvieron con el maltrato a que los sometió la editorial a la que hicieron crecer. El dibujo es una versión más o menos torpe y apurada de estilos dominantes (algo de Alex Raymond, bastante de Roy Crane), pero eso tampoco es lo central. Lo interesante es que los autores no logran incorporar la madurez narrativa de la historieta para prensa, que para 1938 estaba en su apogeo, lo que prueba que el comic book –con historietas que, en lugar de publicarse en tiras diarias o páginas semanales, se publicaban en capítulos de 10 o 12 páginas– era percibido o sufrido como un medio nuevo. El texto suele ser redundante, los “momentos clave” de cada viñeta están elegidos de cualquier manera, es rara la continuidad de acción entre viñetas. Tenía que llegar Jack Kirby para entender el nuevo medio: está claro que copiar un grafismo es menos complejo que copiar un sistema de narración. De todos modos, no deja de ser notable que semejante negocio haya surgido de un origen tan modesto. Seguir leyendo
23/09/2010

¿Por qué Kohan no tanguea?

Por

Cuando hablamos de literatura tan cerca de la industria editorial terminamos mordiendo la banquina y hablando del producto libro. Salimos de lo literario.

Este bien podría ser uno de esos casos. Le hicieron una entrevista a Martín Kohan para The Guardian donde habló especialmente de Segundos afuera que se edita en inglés, antes de Ciencias morales que llegará el próximo año como Natural sciences.

“¿Por qué Kohan no tanguea?” podría ser una traducción factible para el título de la nota, algo útil para decir que Kohan no apela al tango como herramienta de identificación en su literatura y por eso no sería representativo de la argentinidad.

No se puede polemizar con esto porque es obvio. La literatura argentina es mucho más que tango, fútbol y dictadura. Sin embargo aquí se ve de manera evidente cómo funciona la industria encasillando los productos en estanterías. Kohan termina argumentando para sus lectores ingleses, que él no es representativo de la argentinidad. Quizás no lo sea porque ya no es posible hablar de tal cosa. Kohan es un porteño y como cualquier habitante de una megalópolis tiene un sistema de valores y una tradición muy diferente a lo que podría llamarse identidad nacional, mucho más fuerte en la literatura decimonónica.

Pero intentemos una vez más: ¿Kohan no representa la argentinidad, si tal cosa existe? Tiene una novela sobre Echeverría durante su estadía en Los talas, tiene otra novela sobre San Martín y el cruce de Los andes. Su primera novela es sobre un estudiante de la UBA, Segundos afuera es sobre la pelea Firpo-Dempsey, tiene otra novela sobre la dictadura y el mundial. ¿Me olvido de algo? Si, una recopilación de artículos sobre Eva Perón.

Yo creo que no hace otra cosa más que representarla (y hagámosle una gambeta a este último término). Pero lo que trata de decir es que él no está interesado en la argentinidad sino en la novela y en el lenguaje ante un entrevistador un poco perezoso.

25/08/2010

Problemas que nosotros no tenemos

Por

Imagen del New York Times

Esta semana tuve a un familiar con algún problemita de salud (en vías de resolución) y tuve que pasar varias horas de espera en un hospital. Para que todo ese tiempo no se consuma en una sala de espera, cargué mi PC al hombro y aprovechando la conexión wifi de la confitería del mismo hospital, pasé varias horas ahí.

Nadie me dijo nada, incluso me facilitaron una conexión eléctrica, pero esto no pasa en todos lados. Un periodista del NY Times fue a un bar y como quien va con un libro, llegó con su Kindle (dispositivo de lectura para libros electrónicos fabricado por Amazon) como para leer un rato.

El cartel a él no lo afectaba, porque no tenía una computadora, o mejor dicho, una notebook. Sin embargo un mozo se acercó y le dijo que no podía utilizar el dispositivo. De poco sirvió que intentara explicarle al empleado que ese aparato no era una computadora sino un dispositivo de lectura electrónico. Tuvo que retirarse a otra parte con su chiche.

Una anécdota simpática que pone en evidencia que el cambio todavía está en progreso, aún en el primer mundo y que está lejos de ser rotundo. Se puede leer la nota completa, en inglés. Es vieja, pero igual de disfrutable.

Lo vi en Uberbin

11/05/2010

Otras obras completas y van…

Por

Como pasa con los Beatles, una vez por año más o menos, aparece en el fondo de un estudio de grabación una cinta inédita lista para editarse y ser publicada. ¿Qué hacen las disqueras? Toman el hallazgo, lo rodean de tracks clásicos remezclados, rearmados y revendidos para armar un nuevo CD completo que se distribuirá mundialmente añadiendo una pieza más de marketing a la producción de la banda.

Algo igual para en la literatura pero de una manera mucho más ingenua. La publicación de las obras completas es el claro ejemplo. No sólo se publican “obras completas” de escritores sino que también se publican “obras completas revisadas”, “obras completas revisadas y aumentadas” y “obras completas, revisadas, aumentadas y definitivas”. Ese es más o menos el camino.

Se publican también obras completas de autores que aún están vivos y produciendo, tal es la ansiedad por crear el monolito.

Los dos casos más significativos de la literatura nacional son Borges y Cortázar por el fenómeno de ventas que significan. Cada vez que aparece una nueva línea inédita, toda la máquina vuelve a funcionar. Pasó con Cortázar y sus Papeles inesperados y pasará nuevamente cuando se descubran nuevos textos inéditos. Y pasa con Borges que tiene varias ediciones de obras completas, que para alegría de sus albaceas, lectores y editores siguen produciéndose.

El texto íntegro formará parte de una edición de lujo que verá la luz este 25 de mayo. Un total de 100 ejemplares que incluyen un facsímil del manuscrito, su transcripción, fotografías y una serie de dibujos del argentino Carlos Alonso inspirados en el relato. A cargo del Centro de Editores, el proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges. “Hemos querido conmemorar así el Bicentenario de la Revolución de Mayo Argentina”, apunta su editor, Claudio Pérez Míguez.

Como indica la noticia en El País… la rueda vuelve a girar.

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo