01/10/2007

Semana: sábado y domingo

Por

semana

Viene del viernes.

Leí los últimos dos días según estaba previsto, pero no los actualicé porque casi no usé la PC. Me tomo la licencia de escribir sobre estos últimos capítulos a la vez.

Hay que decirlo: la brevedad del sábado y la extensión del domingo, conspiran contra el ritmo de la novela. Y también hay que decirlo: si bien el final está bien resuelto, el último capítulo me dejó disconforme. Tal vez esa disconformidad se deba a que no quería cerrar el libro.

Cada vez más pienso a Esteban, el protagonista, como un Job moderno. No me quedaron tan claros los otros personajes. Pero eso no es problema del autor, es ignorancia propia.

Con el libro terminado, me pregunto a quién prestárselo, a quién recomendárselo, a quién regalárselo. No es un libro para cualquiera. (Ojo que esto no significa que menosprecie a nadie, sino que la temática del libro no es interés para cualquiera). Un perfil inicial puede ser para alguien con aspiraciones filosóficas, cínico frente a la Iglesia, sin grandes pretensiones a la hora de sentarse a leer. Tal vez alguien como yo.


28/09/2007

Semana: Viernes

Por

semana

Viene del jueves.

Esteban tiene una vida interna muy fructífera. Desarrolla unos pensamientos profundos, puede ser alternativamente cínico o cariñoso, sus recuerdos son intensos. El problema se da cuando tiene que expresarse.

Cuando tiene que enfrentarse con la realidad, choca contra una pared. Y termina por aceptar todo tal como viene. Es como si el destino lo fuera guiando y él, aúnque probablemente quisiera otra cosa, acepta mansamente el designio divino. Esto me recuerda el texto que transcribí ayer, sobre Dios y Job.

Hay también todo un análisis que podría arriesgar sobre El Mierda y las mujeres, pero me pregunto si no adelantaría demasiado argumento. Tengo un par de días más para pensar.

A lo lejos adivino un final. Si es como pienso me voy a desilusionar mucho mucho.

27/09/2007

Semana: Jueves

Por

semana

Viene del miércoles.

Cuando terminó el martes, quería seguir leyendo. Cuando terminó el miércoles, podía esperar.

Es jueves y Esteban sigue perdiendo, pero ahora pierdo con él. Algo se rompe en el pasillo del quinto piso y junto con ese algo se rompen muchas ilusiones.

No puedo decir que soy ateo, tal vez sea anti-teo, por eso me gustan los textos inteligentes que cuestionan la inteligencia divina. Página 118: la disgresión sobre Job es EXCELENTE. No puedo contenerme, aquí un parrafito:

Prefiero suponer que Dios es cruel y que no sacrificó la vida de su servidor para vanagloriarse de su poder ante un ángel con ínfulas. Prefiero creer que es cruel y no pensar que necesitaba satisfacer su egolatría volviendo ruinosa la existencia del desgraciado Job. Porque si la idea de un Dios cruel es difícil de asumir, la idea de un Dios exhibicionista me resulta insoportable.

Así dan ganas de seguir con el viernes, che.

26/09/2007

Semana: Miércoles

Por

martinezdaniell_semana

El experimento marcha bien.

Terminé el martes con ganas de seguir. Me gusta cómo despierta el nuevo capítulo.

Miércoles, ¿día bisagra? Pasan muchas cosas, pero todavía no se delinea una figura. Tenía algunas ideas que se me fueron de la cabeza. Tal vez deba leer con un cuadernito a mano.

Tendría que fijarme si los hechos hasta ahora coinciden con los días del Génesis o es una pista falsa. Tendría, pero soy tan vago como Esteban Tellier, el protagonista. Voy a esperar al jueves o al viernes, a ver qué se trae Martinez Daniell entre manos.

Avis, la vecina del cuarto, es un personaje raro. O para decirlo de otra forma, rara avis la del cuarto. Nunca tuve una vecina así.

25/09/2007

Semana: Martes

Por

martinezdaniell_semana

Viene del lunes.

Giuseppe Arcimboldo es un pintor manierista. Pinta unas manzanas, unas uvas, unas bananas y, de repente, no estás viendo una naturaleza muerta: estás viendo una cara. Alguna vez posteé una pintura de él, El librero.

Aunque el manierismo me parece horrible, la analogía sirve para ejemplificar cómo voy interpretando Semana. Pasó el lunes, pasa el martes. Por ahora los días son capítulos. Veremos en qué momento los capítulos dejan de ser sólo capítulos y comienzan a dibujar una cara.

Esteban, el protagonista, me cae bien. Es un perdedor irresistible. En el universo de su novela, es un dios vago.

El resto de los personajes ya se van presentando. Mucho nombre grecorromano, egipcio. Pienso si esto es clave para la trama. Qué querra decirme Martínez Daniell. Debería haber estudiado más la Antigüedad. Debería consultar en algún libro o en internet.

Debería dejarme de romper las bolas y seguir leyendo.

24/09/2007

Semana: Lunes

Por

martinezdaniell_semana

El experimento empieza aquí.

Un amigo me decía “ojalá que sea malo, así puedo ver cómo te vas enojando día a día”.

Por ahora, parece que va a desilusionarse, el libro viene bien. Muy bien, de hecho. Si fuera escritor, tal vez me gustaría escribir como Martínez Daniell. (Acabo de hacer una apuesta muy grande, ¿no? Espero no desilusionarme yo tampoco).

Arriesgado, Martínez Daniell, escribe con un estilo difícil. Si te sale bien, sale muy bien. Si te sale mal, te podés caer desde un precipicio.

Puntos a favor: la ironía no es soberbia, me gusta Montenegro, es anticlerical.
Puntos en contra: El Mierda, qué nombre para un personaje. Cómo me hacés usar el diccionario, che.

24/09/2007

Semana para leer

Por

martinezdaniell_semana

La reseña choca con la lectura. La reseña se elabora a partir de la lectura, pero cuando ya no se lee. Son dos momentos, diferentes. Ya te comiste el libro para reseñarlo. En la reseña filtrás al libro y analizás poso: el estilo, el argumento, los personajes, etc, etc, etc.

Pero ¿cómo se da el proceso de la lectura? ¿Qué percibimos a medida que vamos leyendo? ¿Cómo se construye la idea del libro? Cuántas veces le recomendé a un amigo un libro que tenía por la mitad y al terminarlo tuve que llamarlo para decirle “te acordás de tal libro, bueno, es malísimo”.

Sebastián Martínez Daniell escribe Semana. Como puede adivinarse tiene siete capítulos, uno por día empezando en lunes. Se me ocurrió, entonces, hacer este experimento: en lugar de una reseña, hacer una lectura. Leer de a un capítulo por día e ir publicando ideas, sensaciones, tal vez una cita.

El desafío es ser constante y metódico. Leer un capítulo por día. La dificultad pasa por no contar el argumento: en este caso, nunca sabré, hasta llegar al domingo, qué incide en la trama y qué no.

Veremos qué tal sale.

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo