27/06/2008

Diego Grillo Trubba – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Diego Grillo Trubba.

Diego Grillo Trubba

uno a uno

Con la palabra de Diego Grillo Trubba, antologador del libro, termina -al menos formalmente, tal vez la semana próxima agreguemos un bonus track– la serie de entrevistas sobre Uno a uno.

¿Por qué decidieron realizar una antología sobre los ’90?

Por varios motivos: En primer lugar, porque pareciera que hoy se ejecutan políticas con el único objetivo (desde el discurso al menos) de diferenciarse de esa década, con lo cual la materialización de políticas se reduce a la nada, a un reflejo, y me pareció que valía la pena mostrar ese reflejo/espejismo. En segundo, porque la nueva generación de escritores se formó en esa década y son, en ese sentido, producto directo de aquellos años (con perdón). En tercero, porque nuestra generación, creo, vivió esa década pero no la hizo, y en ese sentido la antología muestra una visión de los acontecimientos de aquellos que la vieron pasar, o eventualmente padecer.

Seguir leyendo


26/06/2008

Diego Materyn – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Diego Materyn.

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

El tema de los parripollos para mí empezó como una incógnita porque, honestamente, no tenía idea de lo que eran. Fui preguntando y las respuestas me dispararon situaciones y personajes. Me di cuenta de que el tema daba para algo desbordado, bien grasa, y entonces se me fueron ocurriendo ideas que me resultaron atractivas para encarar el cuento.

¿Qué disfrutaste de la década del ´90?

Los viejos capítulos de los Simpson. Jugar al fútbol. Salir con diez pesos en la billetera.

¿De qué te arrepentís de haber hecho en la década del ´90?

Haberle aconsejado a mi abuela que pusiera la mitad de sus ahorros en el Banco Patricios y la otra mitad en el Banco Mayo. Y, ya que estoy, me gustaría haber engullido uno o dos combos más en Wendys.

Seguir leyendo

25/06/2008

Sonia Budassi – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Sonia Budassi.

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

Estaba trabajando en un relato cuyo “tema” no estaba en la famosa lista, una historia de una pasantía. Me interesaban varias cosas, al margen de que todas se lean en el cuento o no.

Me interesaba la idea de “carrera” que tiene cualquier trabajo, también el de los medios de comunicación donde la cadena de explotación se irriga con un doble discurso, una doble moral. El cuento narra una experiencia de pasantía en Telenoche, una práctica que comenzó a fines de los 90 gracias a la flexibilización laboral. Más allá del cuento, el fundamento de las pasantías, es la de una doble compensación: las empresas tenían garantizada mano de obra barata y los jóvenes una primera “experiencia laboral”. Por supuesto, lo más interesante son los implícitos, los malentendidos, el lado oscuro, no mencionado, y también los extremos a los que se llega en función de lo que implica ese contrato en apariencia ecuánime.

En “la cocina” de un noticiero hay una carga doble, ya que uno de los supuestos es que debe actuar a favor del bien común, por lo que las contradicciones y relaciones de poder se vuelven más evidentes pero menos cuestionadas y tienen su propia particularidad. Se sabe que el periodismo basa su poder en la legitimación social que le otorga la supuesta “credibilidad” que le asigna el público (al que se subestima). El periodismo es una máquina de generar dobles discursos y estereotipos. Se habla de censura cuando ésta viene de parte de un gobierno, pero no cuando las presiones vienen de parte de una empresa. Se habla de que estar informado ayuda al público a tomar decisiones pero pocas veces se muestra la complejidad de los acontecimientos: las clases y grupos marginados se retratan haciendo hincapié en una sola dimensión, de manera caricaturizada, con una cuota de espectacularización, de manera que no sea posible comprenderlas más que como algo casi monstruoso. A veces intencionalmente, otras inconcientemente, los medios usan este recurso que sólo sirve, en última instancia, para dividir, para no sentir a esas personas parte de la sociedad, para que el espectador no se sienta implicado; lo que termina aniquilando cualquier acción tendiente a la solidaridad, y reforzando, en cambio, la discriminación (basta ver la cobertura que se hace de un embotellamiento causado por una manifestación; o la cobertura de desalojos a asentamientos urbanos). La libertad de prensa, además, como valor incuestionable, ocupa un lugar que no permite discutir otras cosas. En los 90 nació la consigna de “periodismo independiente”, y los noticieros empezaron a complejizar su sistema de producción y competir con programas de espectáculos. Quizá amplié demasiado, pero ese es fue uno de los detonantes. Igual el cuento habla de otra cosa.

Seguir leyendo

24/06/2008

Hernán Vanoli – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Hernán Vanoli.

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

Me tocó escribir sobre Tinelli. Mi texto narra la relación de un chico de sociales con la novia de uno de los personajes de Videomatch. En realidad hice tres cuentos y le envié a Diego sólo el que salió publicado. Las otras versiones tenían un monólogo rollinga que era casi una novelle, y después un intento de trabajar la amistad de Marcelo con Pergolini desde el género epistolar. Quedaron estancados. Pero igual creo que ambos, Mario y Marcelo, fueron actores fundamentales en la conformación de la cultura política de la década. Que, a su vez, tuvo sus inflexiones. Pensarla en tanto un bloque homogéneo es una magnífica operación publicitaria que tuvo a Graciela Fernández Meijide como musa inspiradora.

¿Qué disfrutaste de la década del ´90?

Ir a la tumba de Lenin a los 18 años. Mirar porno siendo virgen, con un disco de Nirvana de fondo.

Seguir leyendo

23/06/2008

Félix Bruzzone – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Félix Bruzzone.

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

Elegí HIJOS porque soy hijo de desaparecidos. El personaje del cuento milita en HIJOS en forma poco comprometida. Yo nunca milité en nada. Conozco tanto a hijos que militaron como a hijos que no. También conozco gente que militó sin tener familiares desaparecidos. Parte de todo eso está en el cuento.

¿Qué disfrutaste de la década del ´90?

Tocar el saxo como un loco. Una década claramente musical. Para mí, todos tocábamos algo. Tengo un amigo con menos oído que una muela que pensando que era fácil de tocar se compró una armónica, y como no metía una sola nota bien se compró un triángulo. Pero tampoco pudo ser. Creo que “corchea”, “semicorchea”, “fusa”, son palabras que hasta el día de hoy le dan dolor de cabeza.

Seguir leyendo

20/06/2008

Pablo Toledo – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Pablo Toledo.

Pablo Toledo
foto cedida por el autor

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

Mi cuento gira alrededor de varios temas pero el eje de la historia es una pareja que, con la indemnización por despido del marido, pone un todo por 2$. Para mí, los Todo por 2$ son el símbolo perfecto de la década del 90 – porquerías importadas sin ningún gusto ni utilidad a precios ridículos, la ilusión de irse de shopping “como en miami” pero comprando berretadas, las casas llenas de idioteces made in china, los locales decadentes con pretensiones, el auge y caída (antes de la crisis de 2001 ya se habían reconvertido en bazares que vendían mayormente trapos de piso; en sus épocas de gloria eran monumentos al adorno a pilas y el utensilio de cocina inútil), la gente que se pasaba horas adentro, la idea de que comprar esas cosas era como llenar la casa de signos de opulencia. Empecé con el párrafo que abre el cuento, una enumeración de objetos que estaban en las góndolas, que había en mi casa, y después apareció la historia de la pareja que abrió el local, de sus pretensiones, de cómo subieron y bajaron.

Trabajé también con un “arco” noventoso en el cuento, empezar con mucho burbujeo, con euforia, y después dejar que haya una caída libre, no ponerle piso. Pero al mismo tiempo no puse ningún símbolo de condena ni reprobación – hoy parece que todo el mundo hubiera nacido con conciencia social y libre de culpas el 22 de diciembre de 2001, la década del noventa es otra cosa “que nos hicieron”, y por eso enfoqué también la metáfora en el todo por 2$, en el delirio en su versión más berreta, en la que todo el mundo participó, y puse a dos personas que se estaban cayendo del mundo pero que en esa versión berreta veían su inclusión en la burbuja. Los 90 están llenos de historias potentes, pero siempre con esas dos caras, la gente que no se dejó engañar sino que compró el engaño, un gran canto del cisne de la euforia argentina.

Seguir leyendo

19/06/2008

Hernán Casciari – Uno a uno

Por


por P. Z.


Especial Uno a Uno: responde Hernán Casciari.

uno a uno

¿Qué tema elegiste? ¿Por qué lo elegiste?

Elegí un mes del ’94 en el que ocurrieron tres cosas que me marcaron mucho. Dos de ellas a nivel nacional (el dopping a Maradona y el atentado a la AMIA) y la otra a nivel personal (fui al cumpleaños de un tipo que había nacido en los otros ’90, los del siglo XIX). Y estos tres asuntos me fueron llevando a un momento bisagra muy polenta. En el cuento hablo de esa carambola personal.

¿Qué disfrutaste de la década del ´90?

Más que ninguna otra cosa, disfruté diciéndole a mis amigos progres que yo era menemista. En casa, incluso, tenía una foto de Menem pegada en el dormitorio. Jamás me pude coger a una progre, porque entraban a la pieza y salían disparando. No cogí mucho en esos años, pero me cagué de la risa. Era increíble cómo se enojaba esa gente conmigo. Un progre confundido es un espectáculo maravilloso.

¿De qué te arrepentís de haber hecho en la década del ´90?

Todavía soy joven para ser un escritor que se arrepiente de cosas. Prefiero decirlas todas juntas en un poema apócrifo cuando tenga 85 años y sepa que me estoy muriendo. Como en “Instantes” de Borges, o este nuevo de Sabato que pulula ahora y que dice:

Si pudiera
por Ernesto Sábato

Si pudiera empezar todo de nuevo
comería muy pocos carbohidratos,
por ejemplo salame y flan de huevo.

Me cambiaría el nombre por ‘Batato’
y correría riesgos tan salvajes
como dejarme arañar por un gato.

Si pudiera volver atrás el viaje
iría en tren desde Estación Pompeya
hasta Santos Lugares (sin pasaje)
con un disfraz de la Rubia Mireya.

Pero ya ven, tengo noventa y tres años
y uso anteojos con culo de botella.

¿Cuáles creés que son las consecuencias de esa década?

La actual crisis de Racing.

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo