08/08/2011

Bibliografía obligatoría para Medianoche en París

Por

La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra.

A ver si puedo contar de qué va en pocas líneas: Gil es un escritor de guiones para películas en Hollywood. Está bastante frustrado con su trabajo, que le parece rutinario y mediocre, entonces se decide a escribir su primera novela. Todo esto pasa antes de casarse con su mujer, la hija de un industrial conservador norteamericano. Los padres de su novia los invitan a París y ellos los acompañan.

Una vez en París, Gil se deslumbra con la ciudad y con su aura romántica y artística. Una noche, borracho, se pierde y termina viajando en el tiempo para visitar esa misma ciudad pero en los años veinte, cuando vivían en ella escritores y artistas como Hemingway, Fitzgerald, Picasso, Dali, Buñuel, TS Eliot y otros. Cada noche Gil se las arregla para irse de paseo por esa París que él añora.

Cuento hasta ahí, para no arruinarle la historia a los que no la vieron, aunque no hay mucho más que contar.

Es una comedia bastante esquemática y cuesta no ver a Woody Allen diciendo las líneas que terminan saliendo de la boca de Owen Wilson.

Sin embargo, la disfruté, me divertí. ¿Por qué? Porque alimenta los mitos con los que nos nutrimos los lectores. Las vidas célebres y también ruinosas de esos escritores admirados, los circuitos y la increible idea de que semejante cantidad de talento pudiese haber estado toda junta y en el mismo lugar.

Todo este interludio para recomendar un libro imprescindible si es que quieren disfrutar de ésta historia: París era una fiesta, de Ernest Hemingway. Es una especie de diario que escribió el autor de El viejo y el mar sobre aquellos años bohemios y mágicos. En esas páginas habitan todos los personajes de la película y algunos más que lamentablemente se quedaron afuera -¿cuánto duraría una cinta que no dejara afuera a ninguno?- como el gran Ezra Pound. Creo que deberían entregar un ejemplar con la entrada.


08/09/2010

Recibimos: Kilómetro 111

Por

Agradecemos a Santiago Arcos editor por el envío de Kilómetro 111, revista de cine. Este número incluye una larga conversación entre Pablo Fendrik, Mariano Llinás y Gaspar Scheuer que intentaré leer antes de pasársela a María Agustina Melchiori, que sabe mucho más de cine que yo y podrá leerla con mayor detenimiento.

07/05/2010

Historietas, movimiento, jugueterías filosóficas (1ra parte)

Por

En algún momento del siglo XIX, el movimiento se convirtió en una obsesión. Habían inventado el tren, el telégrafo, los mercados globales, el imperialismo: tenían buenas razones para obsesionarse. Un montón de personajes decimonónicos –esos emprendedores, inventores, científicos y demás dementes del capitalismo que también tomaba velocidad– se lanzaron a analizar qué cosa era el movimiento, cómo funcionaba, cómo podía ser representado y, un poco después y casi de casualidad, cómo podía ser reproducido sobre una pantalla. De esos afanes nacieron un montón de aparatos con nombres rarísimos, dignos del Conde de Champignac, como el taumatropo, el zootropo, el fenakistiskopio, el esterofantaskopio, el praxinoscopio, el zoopraxiscopio, el electrotaquiscopio para llegar, finalmente, al cinematógrafo.

De todos esos aparatejos, y de cómo están en el origen no sólo técnico sino también conceptual de lo que hoy entendemos como cine habla un libro precioso de David Oubiña: Una juguetería filosófica : cine, cronofotografía y arte digital (Manantial, 2009).

Si lo traigo por acá no es porque me haya entregado a la causa del cine. Me gusta ir al cine y todo eso, pero sigo pensando que ese entretenimiento de feria no tiene ni de cerca las posibilidades de complejidad y belleza de la historieta (porque no permite esa actividad superior de la mente: la lectura).

Así que no es que quiera hablar de cine, sino que este libro es una herramienta magnífica para pensar sobre la historieta a pesar de que no diga una sola palabra sobre la historieta (Y es una ausencia que se exhibe a gritos en muchas páginas).

Es sabido que la historieta moderna es casi contemporánea del cine. Un poco anterior, si arrancamos con los experimentos de Töpffer en la primera mitad del siglo XIX. (No quisiera enredarme en el debate de cuándo empezó la historieta. Creo que la historieta tal como la conocemos es un producto del siglo XIX. Sobre algo de eso, y de “historieta medieval”, desvarié por acá). Lo que resulta muy interesante del libro de Oubiña es la confirmación de que esos aparatos “precinematográficos” no buscaban reproducir el movimiento, sino analizarlo. Analizarlo: descomponerlo en sus átomos constitutivos para examinar lo que el ojo no llega a ver. Una de las muchas citas sorprendentes del libro es de Etienne-Jules Marey, uno de estos pioneros, médico y fotógrafo, que comentó sobre la invención de Lumiere: “es completamente imbécil. ¿Porqué filmar a velocidad normal eso que vemos con nuestros ojos?”.

Seguir leyendo

12/04/2010

Hablemos de Ocio

Por

Ayer fui a la segunda función de Ocio, la pelicula de Lingenti y Villegas basada (y en una versión muy libre según las palabras de los directores) en el libro del mismo nombre de Fabián Casas.

Fabián Casas y Alejandro Lingenti. Foto de Lucio Ramirez, gentileza de Eterna Cadencia

Lo mejor del festival es poder ver cosas que no se ven todos los días. Si vieron la película los invito a que sumen sus miradas a la mía para poder hacerla más rica. Generalmente estas líneas “volarían” de cualquier post en este blog, pero quiero prevenir cualquier idea de ataque personal y fomentar una conversación crítica, a ver si podemos.

No queda duda de que fui al cine mucho más por mis intereses literarios que cinematográficos. Iba a ver “la versión” del libro llevada a la pantalla. Quizás por eso me decepcioné con una película largamente esperada y que propone un contacto que si bien no es tangencial -porque se toca en más de un punto con el libro- es por lo menos esquiva.

Cuando terminó la proyección se escuchó rápidamente y antes de que se enciendan las luces un “buu” solitario. Nadie se hizo eco y apenas la luz iluminó la sala hubo aplausos para los directores que estaban presentes y dispuestos a responder preguntas del público. En un primer momento me sentí identificado con ese abucheo y cierta decepción de una película que no se presenta como un apéndice del libro de Casas y debería ser “leída” en forma autónoma.

Seguir leyendo

20/01/2010

John Krasinski y David Foster Wallace

Por

Si yo les hablo de John Krasinski seguramente me miraran con ojos inquisitivos, ¿qué dice este muchacho? Esa duda va a menguar si les digo que John Krasinski es el actor que interpreta a Jim Halpert en la versión estadounidense de la serie The Office.

Hasta ahora nada relacionado con este blog y lo literario. Pero si menciono a la revista Zoetrope, seguro que me puedo acercar un poco más.

Se trata de una revista literaria fundada en el año 1997 por Francis Ford Coppola que está, como es obvio, íntimamente relacionada con el cine (ya hablamos de ella anteriormente). En sus páginas el ya mencionado John Krasinski publicó un artículo donde cuenta su relación con los libros de David Foster Wallace durante su paso por la universidad.

Un día un buen amigo me dijo que su libro favorito era La broma infinita de David Foster Wallace. Conseguí una copia y lo que me asustó de primera no fueron las casi 1100 páginas sino el tremendo peso de la cosa. Con el intento de leer las primeras treinta páginas se hicieron inmediatamente obvias dos cosas, que el autor estaba a una altura mucho mayor que cualquier otro artista que yo haya conocido y que no había ninguna forma de que yo tuviera la capacidad cerebral como para terminar el libro. Entonces, por el momento seguí con aquellos artistas que me inspiraron gratamente sin producirme sangrado nasal como Nick Drake y Hal Ashby.1

Más adelante se encontró con otro libro de Wallace que le resultó de más accesible lectura y que le permitió encarar una representación teatral en la universidad. Escribió:

Seguir leyendo

11/01/2010

Napoleón: la película más grande jamás filmada

Por

El libro de Anthony Burguess, La naranja mecánica me resultó incomprensible. Tuve que buscar en el glosario varias veces. Una lectura más que molesta. Pensé en aquel entonces (algunos años atrás) ¿qué sentido tiene poner un término que tiene una equivalencia exacta y obligarme a ir hasta el final del libro tantas veces? Me pareció el producto de una mala traducción y, lo que pocas veces, me hizo dejar el libro. Ahora pienso que quizás no estaba listo.

Al poco tiempo vi la película. Ahí las cosas cambiaron. No quiero entrar en detalles pero quedé fascinado por ese mundo tan violento y al mismo tiempo cercano a cosas que podrían haberse visto acá en nuestro país.

El gran creador que impulsó el libro fue, como todos sabemos, Stanley Kubrick, también director de 2001 Odisea del espacio que, como La naranja adaptó desde un libro, en este caso de Arthur C. Clarcke.

No obstante, parece que Kubrick tenía una obsesión más grande que La naranja y que 2001, se llamaba Napoleón. Su proyecto más grande fue la filmación de la vida del emperador francés aunque nunca llegó a concretarlo.

Seguir leyendo

06/07/2009

Dos libros argentinos, al cine

Por

Dado que todo el mundo está en casa, menos yo, les propongo ver los trailers de dos películas que se estrenan dentro de poco y que trasladan al cine dos libros argentinos: El secreto de sus ojos, de mi vecino, Eduardo Sacheri y Las viudas de los jueves, el bestseller de Claudia Piñeiro.


El secreto de sus ojos, estrena el 13 de agosto


Las viudas de los jueves, estrena el 10 de septiembre

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo