24/08/2011

Greene, el explorador

Por

Sobre Viaje sin mapas,
de Graham Greene (Península, 1998)

Debe haber sido un rapto de locura. La coincidencia entre la lectura de un párrafo de este libro -sin mayor contexto que ser parte de un juego- y la simultánea novedad de saber que el editor de este espacio se reconocía afín al género, disparó la búsqueda –y hallazgo- del ejemplar. Jamás hubiera supuesto que la obra de Greene contaba con un relato de viajes semejante –aunque algunos de sus coetáneos hicieran lo propio, como si se hubiera “puesto de moda” en aquel tiempo-; mucho menos el haber siquiera imaginado en volverme un devoto lector de éstos.

Greene vivió en Sierra Leona durante unos años y visitó a la entonces reciente República de Liberia en 1935. Este libro recoge la crónica de su periplo desde su partida en Liverpool hasta llegar al lugar de destino, la ciudad capital –Monrovia-, después de una travesía en barco hasta Freetown en Sierra Leona, un tramo en ferrocarril hasta alcanzar la frontera con Liberia y, ya en ésta, recorrer más de quinientos kilómetros a pie durante un mes, con la única compañía de su prima y de un séquito de “porteadores” –comitiva contratada para acarrear bártulos y provisiones-, un capataz y un cocinero, todos de origen tribal.

¿Cuáles son los motivos que llevan a encarar un viaje hacia lo desconocido? Al parecer el escritor, hastiado de la decadencia cosmopolita de las ciudades – colonias, intentó tomar contacto directo con aquello que aun quedaba de salvaje y virginal, casi inexplorado, de una joven república nacida con el auspicio de Estados Unidos a través de la Liga de Naciones –una entidad creada en la primera posguerra que nucleaba a los vencedores de la contienda-, con el fin de reintegrar al continente africano un contingente numeroso de esclavos liberados. Al no estarles permitido el ingreso a los hombres blancos –salvo en los puertos de la ribera-, Greene decide asumir los riesgos que acarrean las dificultades geográficas, físicas y lingüísticas e internarse en el país desde su frontera -sorteando las restricciones políticas impuestas- e incluyendo una porción de su trayecto en la Guinea Francesa, sin ayuda ni orientación.

Dividido en tres partes constituidas por capítulos, en estilo fluido y coloquial, el libro abre con un mapa del recorrido y un prefacio del autor, escrito en 1946. La primera parte cuenta las alternativas de los viajes en barco y en ferrocarril hasta el paso al límite occidental, al norte de Liberia. En la segunda, relata las peripecias en medio del bosque, hasta llegar a la última, donde el camino tuerce hacia el sur, en busca de la costa y el mar.

Seguir leyendo


19/08/2011

Fantagás, de Carlos Nine

Por

“Se dice que Girri es un poeta ‘intelectual’ –aunque , salvo algunos surrealistas, los débiles mentales nunca han escrito poesía”. El memorable brulote es de C. E. Feiling (Con toda intención, p. 95), y resume bien cierta sensación de debilidad, no necesariamente mental, que producen esos avejentados textos que utilizan la receta surrealista. Borges hubiera compartido el dictamen: Bioy Casares recuerda en su Borges (p. 327) que Jorge Luis habló alguna vez de “la creación impremeditada, repentina” de los surrealistas, que “es un procedimiento para los que enfrentan el famoso problema de Mallarmé de la página en blanco. Ése es un problema de periodistas, no de poetas. El periodista debe llenar un número de páginas. El problema del poeta consiste en cómo decir lo que tiene que decir”

No creo que pueda sostenerse que Borges o Feiling defendían una poética de lo racional: el chiste de Feiling discute eso. Sí que defendían una poética de lo deliberado: no es el azar, sino la decisión lo que construye el efecto poético.

La debilidad adolescente que produce (o al menos me produce) cualquier texto canónicamente surrealista, creo que puede tener que ver con que el surrealismo, o lo más interesante del surrealismo, es básicamente visual. La frase del Conde de Lautréamont, tan festejada por los surrealistas, “bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas” funciona como la descripción de una instalación o un cuadro: es el cruce de los objetos lo que produce la belleza, más allá de los sentidos de esos objetos, salvo, quizás, por el carácter ominoso, y caro a cierto tremendismo surrealista, que aporta la mesa de disección.

Creo que este desvío un poco extenso puede ser útil como introducción a Fantagás, el libro de Carlos Nine que editó Moebius. Carlos Nine es uno de los más extraordinarios dibujantes que hayan dado estas tierras de muy buenos dibujantes, y hacía mucho que no podía verse por aquí alguno de sus trabajos, así que esta edición ya es una buena noticia en sí. (El libro recopila una historieta aparecida en Fierro, con una calidad de impresión que la hace parecer algo completamente nuevo).

Seguir leyendo

19/08/2011

Recibimos: The stylus

Por

Agradecemos a 13×13 editorial por el envío de The stylus, una cuidada antología de Edgar Allan Poe con prólogo de Alberto Laiseca que, al final, incluye “El cuervo” en su versión original en inglés. Es una edición artesanal en tapa dura que estoy muy contento de tener en mi biblioteca.

17/08/2011

Hoy en el Museo Isaac Fernández Blanco

Por

16/08/2011

Carver, el pesimista

Por

Supe de Carver desde hace tiempo, puesto que varios lectores amigos ya me habían señalado su magnífica prosa. De hecho, me recomendaron su lectura en más de una ocasión. Pero no contaba en mi haber con ningún título suyo, más por una cierta negación que mantengo hacia el género del relato –al que no soy muy afecto y en el cual el autor ha sido reconocido, aun por sus pares-, que por desinterés hacia su obra. Al final, tanto fue el cántaro a la fuente que no quedó más remedio que hacerme el tiempo para encarar lo que muchos suscriben como su mejor ejemplar. Y debe serlo; no por nada la casa editora lo anuncia como su decimotercera edición.

Este volumen se compone de una colección de cuentos relativamente breves que abordan temáticas diversas. En todos ellos se percibe una atmósfera de amenaza, como si algo inminente fuera a ocurrir, aun cuando lo que suceda finalmente no cobrase trascendencia o no estuviera a la altura de la expectativa generada.

En un estilo seco y lacónico, -minimalista, para ser preciso-, Carver despliega a través de una galería de personajes cotidianos sendos paisajes opresivos, en donde la tensión va en aumento y con desenlaces que muchas veces resultan inesperados. Así, los protagonistas son siempre gente común, parejas mal avenidas o separadas; depresivos por falta de empleo; padres ausentes y borrachines en reeducación –notoriamente presentes en varios relatos-, entre otros; todos entrelazados mediante malentendidos, situaciones violentas, experiencias frustrantes, circunstancias incómodas, con rencores y decisiones equivocadas incluidos.

Seguir leyendo

16/08/2011

Siri Hustvedt en Buenos Aires

Por

Como sucedió en noviembre del año pasado, cuando la Fundación Osde trajo a Tzvetan Todorov, éste 25 de agosto la misma fundación, con el apoyo de Anagrama y su distribuidora local, Riverside Agency, traen a la novelista norteamericana Siri Hustvedt. Dialogará con la escritora argentina Luisa Valenzuela, con la coordinación de Silvia Hopenhayn.

Siri tiene estrella propia, pero para añadir celebridad, y como dato para los desprevenidos, decimos que es la mujer de Paul Auster. Ojalá se consolide este espacio para visitar internacionales. Ojo, es con inscripción previa, asegúrense que el trámite se realice correctamente, yo casi me quedo afuera cuando Todorov por “un error del sistema”.

 

15/08/2011

Recibimos: 380 voltios

Por

Agradecemos la editorial Pánico el pánico y a Esteban Castromán por el envío de su novela breve (o cuento largo), 380 voltios.

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo