21/07/2011

Una lectura de Urgente, llamado al país

Por

Ya el nombre del libro es sugestivo, y funciona. Ni bien lo compré, pospuse todo lo que venía leyendo (todo en realidad era otro libro) y empecé a leerlo, aunque con tranquilidad. El que haya leído la trilogía de Terragno que recomendé1 en otro momento verá que hay cierta fórmula estructural que se repite: todos los temas son tratados en párrafos cortos y concisos. No pasan más de tres carillas sin que aparezca un nuevo título. Esto le da fluidez a la lectura y además permite abordar cada cuestión de una manera ordenada, evitando que se confundan los conceptos.

La idea que Terragno intenta transmitir de manera Urgente es que para que haya una verdadera transformación y en poco tiempo (el propone seis años, tomando el lapso transcurrido entre las revolución de mayo y la declaración de la independencia) se pase de un país sin ilusiones a uno de esperanzas, con una economía desarrollada, educación masiva de calidad, y sin marginados es menester acordar políticas de Estado básicas e inamovibles, que se lleven adelante independientemente del gobierno de turno.

Hace aproximadamente dos años, Terragno comenzó a difundir esta idea en busca de consensos: se reunió con políticos de distintos partidos, les enseñó su plan, los distintos puntos que el consideraba que debían conformar el acuerdo y les pidió que propusieran nuevos puntos o que objetaran los anteriores. Finalmente en diciembre del 2010 consiguió que varios políticos de distintos partidos, entre los cuales no figura ninguno del gobierno, (algunos de ellos son Sanz, Alfonsín, Stolbizer, Macri, Michetti, Cobos, Binner, Cortina, Duhalde, Solá y Estenssoro) firmaran dicho “acuerdo de gobernabilidad”. Paralelamente, a través de su página, convocó a personas de distintas áreas de conocimiento para que enviaran propuestas con el fin de dar soluciones a los problemas que figuraban en dichos puntos. Tengo entendido que hubo una selección de personas y que entonces formaron comisiones para analizar cada uno de los puntos; supongo que buena parte de las propuestas de este libro son resultado de dichas comisiones.

Ahora bien: ¿Será posible que esto tenga algún tipo de validez en un país como la Argentina? Terragno dedica los primeros cinco capítulos a tratar de convencernos de que sí. Menciona las críticas y ataques que sufrieron tanto San Martín como Belgrano a la hora de hacer valer sus convicciones, analiza los pactos preexistentes, los pactos de la Moncloa y, por último, los acuerdos del siglo XX. Enseguida examina y detalla los puntos del firmado “acuerdo de gobernabilidad” en un capítulo que no duda en titular: “Un hecho histórico”.

De ahí en más, creo yo, el libro empieza a ganar vuelo y a mostrar al Terragno estadista. El verdadero progresismo, los lugares comunes de la política actual y el surgimiento del BRIC son algunos de los temas que repasa antes de llegar al análisis de los tres puntos más importantes a solucionar en nuestro país: La desigualdad social, la educación y el crecimiento sostenido. ¿Cómo lograr mayor inclusión social? ¿Cómo tener educación masiva y de alta calidad? ¿Cómo crecer rápidamente sin generar una gran inflación? Son algunas de las disyuntivas. Siempre apoyado en los números, las citas y las comparaciones, Terragno no sólo responde con soluciones sino que plantea cómo se deben llevar a cabo y qué resistencias y obstáculos encontrará su implementación.

Finalmente, en la conclusión, enumera las preguntas que todo gobierno debería contestar a la hora de definir el rumbo de un país pero que, por su carácter puntual, no pueden formar parte de un acuerdo global, sino que cada partido debe contestar según su basamento político.

El libro se completa con dos capítulos: “Los Números” contiene una serie de tablas con datos estadísticos que ilustran la ubicación de la Argentina en el mundo, lapidario, y “Los textos” que se compone de “Una teoría sobre justicia social” y un análisis personal sobre “Derechos Humanos y Coherencia”. Las últimas dos páginas corresponden a la carta que le envió, por medio del ministro Randazzo, a la Presidenta Cristina Fernández, poniéndola al tanto de su iniciativa e invitándola a sumarse.

Personalmente, creo que el Dr Terragno es un hombre muy optimista. Admiro que siga escribiendo libros, que siga estudiando, pensando y proponiendo políticas para tener un país más próspero, en definitiva, que siga creyendo. Yo soy un poco más escéptico y creo, entiendo, que los que podrían dar algún tipo de batalla real, honesta y justa no son ni siquiera 300. En un país donde la capacidad estratégica de los políticos es paupérrima, los libros de Terragno son siempre bienvenidos. Sobre todo, en este momento que abundan los libros revisionistas, de críticas, de ataques ad hominem, Urgente es realmente un llamado al país, que no busca culpables sino que presenta soluciones.

1 Los libros son: Memorias del Presente (Legasa, 1984), La Argentina del Siglo XXI (Planeta, 1985) y Proyecto 95 (Planeta 1991).

2 comentarios en Una lectura de Urgente, llamado al país

  1. Gianfranco Mastrocarluzzi dijo el

    Me gustó la reseña y me gustó el libro, aunque creo que la gente prefiere el periodismo chisme tipo Majul a un libro de Realpolitik como el de Terragno. A modo de encender la polémica me permito transcribir una consideración respecto del pregresismo “…han sustituído la ideología por una mezcla de psicoanálisis, culto a la naturaleza, discriminación positiva y un anarquismo insustancial. Usan verdades a medias, combinadas de un modo caprichoso…” Sencillamente genial.

  2. Fabio Blanco dijo el

    Me sorprendió esta reseña. Pensé que iba a tener una vuelta irónica, pero al autor realmente recomienda el libro de alguien que se preocupa por la gobernabilidad. En este país la gobernabilidad la instalaron Néstor y Cristina Kirchner a través de una serie de hechos puntuales que se hicieron carne en el pueblo. Fueron capaces de cambiar el paradigma. Terraño y la manga de mafiosos con los que se reunió solamente pueden esperar del pueblo la consigna “que se vayan todos”. Qué soluciones pueden ofrecer esta gente, por favor!

Dejanos tu comentario

Aprovechá este espacio para comentar, sugerir, criticar, saludar o lo que quieras.
Los insultos y cosas que consideremos inadecuadas serán borradas.
Los comentarios son de responsabilidad absoluta de sus autores y no expresan las opiniones del autor de la nota.