26/06/2009

Murió Andrés Cascioli

Por

Hoy, jueves, que proso, murió Andrés Cascioli. Seria absurdo ponerme a ensayar de apuro una necrológica: imagino que todos los diarios del viernes (mañana, hoy) están en eso, lo que es en sí un índice del alcance que tuvo su obra más allá de los habituales círculos del humor gráfico y la historieta argentinos. Además, ya la hizo antes y mejor que ellos y que yo Diego Parés en su blog El oficio del plumín.

Ella era buena
Tapa de Humor del ’82. Fuente.

¿En qué consistió su obra? Cascioli fue un dibujante y sobre todo un caricaturista notable (puedo acordarme la impresión que me produjo su Martínez de Hoz comiéndole los sesos a Wehbe), pero imagino que su “obra” será, para el futuro, su actividad como editor en los años ’70 y ’80.

Cascioli fue un editor. Una figura conflictiva: los editores, aún los mejores editores, no dejan de ser empresarios, la patronal. Pero fue uno de esos editores que apuestan a seguir haciendo revistas y libros, no multimedios y monstruos; que creen que el valor de lo que editan reside en una saludable combinación de rédito económico y política cultural. La pena que toda muerte trae, es posible agregar otra, menor pero cierta: con Cascioli muere una tradición, la revista argentina de humor gráfico y escrito. Digo tradición en sentido fuerte: una línea de continuidades que se remonta al siglo XIX. Copiando la fórmula que Borges le robaba a la Biblia, sería posible recordar a El Mosquito, que engendró Don Quijote, que engendró Caras y Caretas, que engendró Patoruzú, que engendró Rico Tipo, que engendró Tía Vicenta, que engendró Satiricón, que engendró Humo(r), que engendró… ¿Barcelona? No sé. Ojalá.

Satiricón, Humor Registrado, SuperHumo(r), El Péndulo, Fierro. Una sóla de esas revistas hubiera bastado para que un editor pase a la historia. Cada una marca un hito en su respectivo campo (el humor gráfico, la historieta, la ciencia ficción) y lo redefine para siempre.

Por supuesto, Humo(r) fue su gran obra, su producto más exitoso y una marca en la subjetividad de una generación. Para los más niños: Humo(r) fue una revista de humor político (y finalmente, una revista de política con humor) en los años de la dictadura. Sobrevivió largamente en democracia, claro, pero su valor simbólico es el de la resistencia a la dictadura. Creo que fue un modo -subjetivo, individual, claro- de resistencia a la dictadura para enormes porciones de las clases medias urbanas (intuyo, arriesgo: aquellos que votaron a Alfonsín en octubre de 1983). Hoy es fácil notar las debilidades o las tibiezas de esa resistencia, o criticar el papel de compensación ante las cobardías de esa misma clase (críticas típicamente de clase media, dicho sea de paso). Hoy, queda dicho, es fácil.

Se me ocurre el lugar común de que con él muere una época. Y sé qué época es la que muere, la misma que murió con Alfonsín: los años de la transición democrática argentina (que son, pero no le importa a nadie más que a mí, mis años de adolescencia). A dos días de las elecciones, pienso que, muerto Alfonsín, muerto Cascioli, ya no podemos pensarnos más en transición desde o hacia algún lado y deberíamos hacernos cargo de que la democracia es lo que hagamos con ella.

9 comentarios en Murió Andrés Cascioli

  1. Marcelo Z dijo el

    Buena reflexión final, Federico. Yo empecé a leer Humo(r) a principios de 1980, porque alguna de mis compañeras de estudios terciarios lo leían y aconsejaban. Ahí descubrí a Dolina, a Raul Paredero, a Grondona White y a tantos otros, que no solo resultaban divertidos sino que eran una bocanada de aire puro en medio de un clima enrarecido por desapariciones, guerra de malvinas y timba financiera.
    Me acuerdo de Cascioli contestando el correo de lectores que tenía el fantástico título de “Quemá esas cartas”. Y las portadas eran geniales!. Lamento su pérdida, tanto como la del caudillo de Chascomús; siluetas, ambos, de un tiempo que partió.

  2. Saurio dijo el

    “que engendró Humo(r), que engendró… ¿Barcelona?”
    Barcelona tiene más genes de parte de Fraude (una efímera revista que saco Pipo Cipollati en los 80) que de Hum(r), de la que sólo heredó los minitextos en el margen superior, el “pasando revista” y el ingenio que ponen en tapa y contratapa. El resto… mmm… no es que esté mal pero… como que al nivel de Hum(r) no llega.

    Pero, bue, en un país que considera “humor político” el Gran Cuñado, Barcelona es tan incisiva y molesta como lo fue Hum(r) en su momento.

    En fin…

  3. Catalina dijo el

    Grondona White, Vida Interior, Quema esas Cartas, los Insifribles de la semana… qué grande… qué pena…

  4. Saurio dijo el

    Grondona White, Meiji y Tabaré siguen vivos, Catalina.

  5. Catalina dijo el

    Jeje, me alegro por ellos.

    Pero qué pena, igual.

  6. FedericoR dijo el

    No sé si HUmo(r) parece tan potente releìda hoy, Saurio. Pero coincido, no sé si Barcelona es parte de esa tradición, más allá de una evaluación de calidad. Lo “gráfico” es marginal y además está jugada más a la parodia como principal (o único) mecanismo.

  7. Saurio dijo el

    Sí, pero tampoco Rico Tipo, Tía Vicenta o Satiricón lo parecen leídas hoy, pero en su época lo fueron. Barcelona hoy no tiene esa potencia.

  8. Fender dijo el

    La noticia más triste no fue la muerte de un tipo que estaba pasando los setenta. La noticia triste es que no hay nadie relevándolo, que con él murió una profesión que este país bananero del orto no se puede dar el lujo de perder. Y, si quieren, no sólo se muere un editor de revistas, se muere un editor “bueno”, que eso ya es notable a nivel mundial, no sólo para este íspa.

    Cascioli debiera ser considerado una de las personas más importantes de la cultura del siglo XX. Si tengo que enumerar toda la gente que conocí entonces y que aún sigue en mi vida (porque Humo(r) habrá terminado, pero yo sigo leyendo a casi todos los que encuentro de aquella época, con alguna excepciones debidas a malos envejecimientos) desde Dolina hasta Fernando Sánchez, pasando por Lacanna, Horacio García Blanco, Diego Parés, Podeti, Fayó, los Nine, Avanti, Mordillo, Cilencio, Limura, Lizán, Grondona White, Trillo, Altuna, y tantos que la lista es interminable.

    Un capítulo especial merecen solamente Péndulo y Fierro, la primera considerada LA MEJOR REVISTA de ciencia ficción del mundo de todos los tiempos. Hoy en día, a pesar de que se vende por monedas en algunos sucuchos de Corrientes y aledaños, es la mejor fuente de buenas lecturas del género. La otra, algo que todavía no saben cómo repetir del todo (no en calidad, sino en el apoyo del fandom que está muy rompebolas con la primera época, pregúntenle a Parés).

  9. Lau dijo el

    y la adolescencia militante… qué bárbaro, cuántos buenos recuerdos, centros de estudiantes secundarios clandestinos, la democracia legó cuando yo tenía 18, y mientras llegaba, la esperábamos, la soñábamos con una Humo(r) en las manos

Dejanos tu comentario

Aprovechá este espacio para comentar, sugerir, criticar, saludar o lo que quieras.
Los insultos y cosas que consideremos inadecuadas serán borradas.
Los comentarios son de responsabilidad absoluta de sus autores y no expresan las opiniones del autor de la nota.