31/12/2008

Chau 2008, feliz 2009

Por

Año nuevo
Foto: HdA

Agradecemos especialmente a nuestra amiga fotógrafa Juliana Orihuela por esta superproducción.


30/12/2008

¡Salud!

Por

Matías Fernández


por Matías Fernández
matiasfernandez.hda@gmail.com


Año nuevo
Foto: Usuario Krikit de Flickr, licencia CC

Fue un año más que intenso para Hablando del asunto, el año del salto. Dejamos de ser un pequeño blog sobre libros para empezar a sentir que la gente realmente nos estaba leyendo. Eso no nos hizo descansar sino todo lo contrario. Quisimos hacer cosas nuevas y mejores. Creo que lo conseguimos gracias al entusiasmo que nos produce leer y contar qué estamos leyendo, saber qué cosas están pasando.

A vuelo de pájaro podemos decir que:

Seguir leyendo

30/12/2008

Recibimos: Seis calles

Por

Agradecemos a Ediciones continente por el envío de Seis calles, una historia de Parque Chas, de Emanuel Galli.

Seis calles

Seis Calles es una nouvelle ilustrada que se desarrolla en el barrio de Parque Chas y sus alrededores.

“Ya no quedan tantos barrios como manda Dios, sólo bloques de pavimento, cordones, veredas, árboles sin corazón…Pero Parque Chas resiste, resiste todo…”

Su protagonista –un adolescente inquieto, músico inspirado y solitario– narra los extraños episodios que ¿suceden? en esas calles “hechas para perderse”. Allí, él se siente invulnerable y resistente –como su propio barrio– en medio de un mundo que se ha brutalizado. Al mismo tiempo, reflexiona sobre la pérdida de la inocencia y la búsqueda de su propia identidad con la esperanza de “tocar el cielo con las manos de una buena vez”.
Haciendo uso del lenguaje típico de su edad, y sin reprimir su costado más poético, construye un relato vertiginoso y fascinante que se renueva de una página a otra.
Una historia atípica, despojada e inquietante a la vez, como el mismísimo Parque Chas.

29/12/2008

El agente

Por


por M. F.


Bestiaria representada
Captura del sitio de Guillermo Schavelzon, agente literario

Hace dos años que venimos dándole vueltas al asunto. Que si los bloggers son escritores, que si el blog es sólo un soporte, que si los libros nacidos en un blog son literatura… podemos seguir haciéndonos estas preguntas y muchas más. Mientras tanto, esos escritores que teníamos entre comillas hasta darles el carnet que los acredite como tales, ya tienen agente literario.

29/12/2008

Leyendo a Matilde Sánchez /2

Por

Matías Fernández


por Matías Fernández
matiasfernandez.hda@gmail.com


El desperdicio

[Entrega previa: Leyendo a Matilde Sánchez 1]

Sinopsis. El libro narra la historia de Helena (o Helen o Elena o Lena) desde los setenta hasta su muerte en el año 2001. Helena fue una jóven del pueblo de Pirovano que escapando del tedio rural llegó a Buenos Aires, donde estudió Letras en la universidad. Con el paso del tiempo y gracias a su talento se convirtió en una figura del ambiente literario. Escribió gran cantidad de ensayos, pero sin llegar jamás a la conformación de un libro completo.

Desarrolló su vida alrededor de la actividad académica y la docencia. A fines de los noventa, su hermana, Carmen, murió de cáncer. En ese momento Helena toma la determinación de dejar la Ciudad para mudarse a Pirovano con su hijo Toni y custodiar los campos de la familia, que estaban en peligro, gracias al matrimonio de Carmen con un marido interesado. Helena consiguió dar clases en el pueblo y sus adyacencias al tiempo que el país se derrumbaba. Poco tiempo después murió, víctima de la misma enfermedad que su hermana.

Doy por seguro que será un libro muy caro al estudiante de Letras, fascinado por el descubrimiento del extrañamiento y la des-automatización en el lenguaje, ideas provenientes del formalismo ruso que también estaban presentes en su (siempre hablamos de Matilde Sánchez) anterior novela, El dock (Seix Barral, 2004).
Es central el recorrido cronológico del libro desde la década del ochenta hasta el fin de la del noventa, en 2001. El libro se despega un poco del estigma de los noventa como un periodo de tiempo encapsulado, principio y fin de todas las desgracias nacionales. Más bien en El desperdicio aparece como una etapa de tránsito. Helen muere en 2001, antes del mes de diciembre, pero ya se siente ahí el tufo del caos: Los campos inundados, desocupados que salen a cazar, linyeras viviendo en containers/refugios que después se convertirían en centros de salud rodantes por la provincia de Buenos Aires… Helena se hunde acompasadamente con ese país lleno de metas grandiosas que no llegó a concretar jamás.

Seguir leyendo

26/12/2008

Un descenso al propio infierno

Por

Cómo llegué al libro

Una noche de sábado sintonicé el canal Encuentro, donde Marcelo Birmajer tenía un ciclo sobre cine y literatura. En esa ocasión, proponía Apocalypse now (1979), una película que ha marcado un hito en toda una generación post–Vietnam. La realización, a cargo de Francis Ford Coppola, está basada justamente en el texto que comento: se trata de El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad (Biblioteca EDAF, Bs. As., 2005).

Nunca terminé de ver todo el film. Por momentos, me ha parecido algo monótono, denso y aburrido –salvo aquella memorable escena de los helicópteros con la música de la Cabalgata de las Walkyrias, de Wagner, desparramando su mensaje de muerte con napalm-. Pero el objetivo último de la película coincide muy bien con el del libro: el viaje introspectivo hacia el alma del ser humano, donde anidan tanto las buenas intenciones como su instinto animal y sus pasiones.

El corazón de las tinieblasFoto: HdA

Qué destaqué

Charles Marlow le cuenta a sus compañeros de viaje la experiencia personal de haber tomado contacto con la realidad de las colonias belgas situadas en África en una travesía anterior, al tener que rescatar a un gran traficante de marfil, Kurtz. Todo el relato está sugerido, nada es explícito; como si un gran velo cubriera el acontecer de los protagonistas.

La esencia del texto es aquello de lo que puede ser capaz un hombre ilustrado, en medio de la más absoluta soledad, una geografía desconocida, rodeado de almas –y cuerpos- totalmente ajenos a la forma occidental de vida que, por afán de dinero y reconocimiento, no escatima convertirse en Dios, amo y señor de la vida y de la muerte. Pero del cual, la propia jungla reclama su entrega absoluta, de la que él mismo no puede escapar. ¿Cómo se puede renunciar a ser Dios?

Seguir leyendo

26/12/2008

Adios a Harold Pinter

Por

Francisco Casavella
Foto: Enciclopedia Británica

Pinter, premio Nobel 2005. Nació el 10 de octubre de 1930 y murió el 24 de diciembre de 2008 a los 78 años.

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo