13/11/2008

La cadencia del asunto: tercer encuentro /1

Por

Ciclo “La cadencia del asunto”
Participan: Martín Kohan, Leonardo Oyola y Juan Terranova.
Modera: Patricio Zunini
Primera parte de la desgrabación , por M.A.M..


Martín Kohan, Juan Terranova, Leonardo Oyola
Foto: Lucio Ramírez

P.Z.: Qué tal, buenas tardes. Gracias por venir. La idea es mantener un poco la estructura de los otros encuentros, que el público se sienta cómodo para preguntar. Como siempre, me reservo la primera pregunta, y es sobre algo que nos sucedió en este ciclo. Fue muy difícil combinar con los escritores para poder encontrar el día en el que vinieran. Hubo que hacer la agenda varias veces. Entonces, mi pregunta es: ¿Cómo hace hoy un escritor para seguir escribiendo con una agenda tan complicada y tan cargada de eventos, y cómo repercute eso en su labor cotidiana?

Juan Terranova: Una pregunta bastante boluda para empezar… Justo estaba hablando de esto con Leo Oyola y sí, tratamos de trabajar lo más posible, pero tampoco es que somos Mick Jagger, que nos llaman todo el tiempo, que hay fans en la puerta de casa. Pero sí uno empieza a tener en determinado momento más cuidado en la administración del tiempo. En definitiva el tiempo es un poco lo que redunda. Es uno de los materiales imprescindibles de la escritura.

Leonardo Oyola: Claro, es que decía yo mientras hablábamos un poco antes de empezar acá. Lo que me pasa es que, sobre todo con las últimas novelas, cada vez me tomo un tiempo de entre cuatro y cinco meses de cranearlas, de ir buscando cómo vamos a encarar, qué es lo que quiero hacer. Después me siento y no le doy bola a nada durante un mes, cuarenta días, que me pierdo constantemente de la vida. Todas estas cosas que están pasando, que yo las considero como un piropo cuando me invitan a una charla así o a ir a una presentación en el interior. Entonces está ese tema, de tratar de decir “bueno, hasta tal momento vamos a hacer esto” y después yo sé que de acá hasta fin de año tengo que entregar una novela y me es también vital para poder cobrar ese dinero y poder seguir dedicándome de lleno a esto.

Martín Kohan: Yo reemplazaría las dos palabras que vos usaste: dijiste “agenda” y dijiste “eventos”. Yo no tengo una agenda nutrida en términos de agenda ocupada, ni tengo eventos. Lo que tengo son muchos trabajos. Entonces mis problemas de tiempo tienen que ver con que tengo muchos trabajos. Y tengo muchos trabajos porque casi todos, si es que no todos, son muy mal pagos. Para cubrir aproximadamente un sueldo tengo que tener varios trabajos. Mañana por ejemplo tengo que salir a las seis de la mañana a Comodoro Rivadavia, yo enseño en la Universidad de la Patagonia. Eso supone levantarme a las 4 y media y después tener todo un día de trabajo allá.

Entonces, lo que me tiene de un lado para el otro son los trabajos. En relación al dinero que uno necesita para sostenerse y también, algo que no reporta dinero inmediatamente pero que involucra algo, digamos, una extensión de lo que es específicamente el trabajo y que puede reportar o no dinero, o que no tiene estrictamente que ver con el dinero, pero que forma parte a mi entender del trabajo, de trabajar.

En mi caso puedo escribir casi en cualquier lado.

Juan Terranova: Igual vos te levantás siempre temprano. Yo he escuchado leyendas de que vos, por ejemplo, siempre te levantás a las 4.30 de la mañana…

Martín Kohan: No, eso es cuando tengo problemas. O sea seguido…

Juan Terranova: ¿Pero no te has levantado, por ejemplo, a escribir a las 4.30 de la mañana?

Martín Kohan: Sí, más de una. Justamente cuando tengo problemas, o sea, seguido. Pero tengo problemas para acostarme tarde, lo cual me deja afuera de casi todos los eventos.

Pero por ejemplo, a Comodoro voy a ir en avión. Y los micros tampoco son malos lugares para trabajar. Un avión es buen lugar para trabajar. Y me ha tocado estar 26 horas yendo a Trelew, a mí no me gustan las películas en la tele y menos en la tele del micro, el paisaje después de Bahía Blanca se pone seriamente monótono e incluso antes también. Es un lugar de trabajo muy bueno. El micro, el avión, los lugares de traslado.

Cuando te toca viajar por trabajo, mucha carga de ocupación, y al mismo tiempo no hay nada que hacer. Quiero decir, el tiempo que no estás dando clase, no está tu familia, es tuyo, ese tiempo es tuyo. Yo aprovecho mucho la escritura en aeropuertos, en micros, en aviones, en lugares donde no me conocen.

[Intervención del público]: Justamente respecto de lo que decía Martín, su novela Museo de la revolución comienza en una parada de colectivo, eso habla de una cierta experiencia. [Inaudible]

Martín Kohan: Digamos que es mi hábitat natural. Pero ahí igual falta algo que es dar clases. En ese punto a mí me parece mejor expresarlo en términos de un laburante: como mi trabajo está a 2500 kilómetros de distancia, cambia el medio de transporte. Lo que pasa es que yo me levanto mañana a las 4.30 de la mañana para ir a trabajar.

[Intervención del público]: Es casi como ir a la fábrica…

Martín Kohan: Tiene sus ventajas respecto de las condiciones de la explotación fabril, eso yo no lo voy a desconocer. No tiene glamour, eso es lo que quiero decir, por lo menos desde mi punto de vista.

Si hay un glamour literario yo no sé muy bien en qué consiste, lo desconozco por completo. O en todo caso siempre lo fue para mí. El glamour literario es eso que tiene el otro, yo me lo imagino como la vida de otro. Para mí, yo soy un laburante.

Martín Kohan, Juan Terranova, Leonardo Oyola
Foto: Lucio Ramírez

P.Z.: ¿A partir de qué libro -publicado, por lo menos- reconocen ustedes su estilo narrativo?

Juan Terranova: Me estás matando, Zunini. Yo no tengo un estilo y vos fuiste uno de los primeros, no sé si en descubrirlo, pero sí en decírmelo. Así que no sé, yo me quedo un poco afuera de la pregunta. Yo escribo todos los libros diferentes.

P.Z.: Es cierto que todos tus libros son diferentes, pero uno reconoce cierta integridad en toda tu obra.

Juan Terranova: Los temas por ahí tienen que ver… algunos temas. La idea de estilo no me sale, no es que no la predique, no me sale.

Hay obras de escritores argentinos de estilo marcado y yo un poco los envidio, también. Algunos donde el estilo aparece como un gran personaje de esos libros y me produce envidia porque los veo sólidos, y entonces me empiezo a angustiar y me hago algunas preguntas. Y gasto dineros, buenos dineros, fuertes dineros, en psicoanalistas y les digo “¿Alguna vez tendré un estilo?”. En general lo que me dicen es que no pasa nada con eso. No es que no crea en el estilo como un elemento, pero siempre me salió encarar los libros por lo que son en sí mismos.

Leonardo Oyola: A mí particularmente me parece que hay algo que empecé a abanderar después de la segunda novela que escribí, que es Hacé que la noche venga, que es la utilización de la primera persona. Que básicamente a mí me funciona a la hora de escribir para tratar de no repetirme, ponerme como algún reto, mojarme la oreja. Yo estaba muy conforme con mi primera novela, que es Siete y el tigre harapiento. Destacaba mucho el tema de lo cinematográfico que parecía la novela. Entonces pensaba “¿cómo puedo tratar de minimizar eso?” Y me parecía que agarrando una primera persona no me iba a poder abusar de metáforas y de otros recursos estilísticos.

Es muy loco que después Hacé que la noche venga haya sido la quinta novela que me publicaron, porque evidentemente necesitaba más horas de trabajo en lo que eran los personajes. Porque en realidad tendría que decir que es un nicho entre Hacé que la noche venga y Chamamé, donde encuentro lo que quiero realmente hacer, lo de volcarme tan hacia la oralidad.

Entonces, a la hora de corregir Hacé que la noche venga para que la publicaran y pensar en el Tres como narrador, como personaje y cómo tendría que hablar en la época, ahí sí fue que releí libros de Arlt, me recomendaron a Souza Reilly, para utilizar expresiones típicas de la época, lo que diría este hombre, Cuando hice [Siete] y el tigre harapiento no estaba tan seguro y tiene muchos anacronismos de los que soy consciente, porque de repente yo describía a los matones diciendo “te vamos a achurar, pebete” y me doblaba en dos de la risa, pensaba “eso a mí no me da miedo”. Se me escapa mucho lenguaje coloquial actual. Cuando tuve que corregir las pruebas de galera de Hacé que la noche venga me daba cuenta que un personaje hablaba de dar corchazos, de todas cosas así y me dije “no, ahora sí vamos a tratar de ver eso”.

En un punto es como una canción de Iron Maiden, agarrar cada uno de los narradores, decir… como escritor, poder jugar con la locura, sacar otro tipo y ver cómo hablaría.

Yo lo que noto que me es motor es pensar una situación como la que estamos nosotros ahora: en un bar. Se acerca alguien y es: “yo te voy a contar esto”. Y es así, cómo te lo voy a contar. El Tres puede ser un tipo que puede tener sesenta años, u ochenta, pero que vivió en la calle. El Perro es un tipo que está tullido y que quiere contar su bronca. El Lagarto en Gólgota es como un tipo que se está confesando; puede ser con un cura o con un barman, pero es esa situación. Y la básica, me parece, que nos da a nosotros es esto: la del bar.

Martín Kohan: Para mí el estilo no se me planteó nunca como un objeto de premeditación. Sino más bien como un efecto en todo caso retrospectivo. Y me parece que eso lo tengo que dirigir, eso saldrá. No lo busco, no lo calculo, ni siquiera lo fuerzo tampoco, porque me parece que lo propio del estilo es eso que a uno le va a salir si no lo busca, por eso creo que es un efecto retrospectivo.

Se supone que si uno… A mí me gustaría pensar que en mis primeros libros ya había algo propio de mí y al mismo tiempo que los libros se diferencian entre sí, porque eso sí es para mí objeto de premeditación. Es decir, no repetirme formalmente, no hacer todos los libros igual, no volver sobre lo que ya hice. Que cada libro me exija una resolución formal, narrativa, lingüística distinta. Si a los largos de las variaciones de esos ciclos trato de premeditarlo, se reconoce un rasgo, ése es el estilo. Pero va a estar porque no lo busqué.

17 comentarios en La cadencia del asunto: tercer encuentro /1

  1. John Burton dijo el

    Una pregunta bastante boluda para empezar…

    Me estás matando, Zunini. Yo no tengo un estilo y vos fuiste uno de los primeros, no sé si en descubrirlo, pero sí en decírmelo.

    Disculpe PZ, pero a mí me dice eso en público y al tal Terranova lo agarro de los pelos y lo saco a la calle. Un amigo estuvo ahí y realmente se exasperó con la mala leche que destila con esa actitud soberbia basada en la nada que ha escrito. Terranova quiere ser Jagger y le sale Pomelo.

  2. Juan dijo el

    No creo que un tipo que no se anima ni a firmar con su nombre en un blog pueda sacar de los pelos a nadie a ningún lado. Es más, creo que un tipo que escribe eso, difícilmente tenga manos para agarrar nada. Ni dedos, ni manos, ni brazos.

  3. Burton John dijo el

    Disculpe Juan, ¿en la primera oración se refiere a usted? Porque puedo suponer que su apellido es Terranova. Si es así, la segunda y tercera oración se refieren a lo que ha publicado. Tal vez haya entrado en una etapa autocrítica, de ser así, la literatura argentina agradecería que contemple abandonar el pedestal que dice ocupar. Respecto a mi primer comentario: no da ni para Pomelo. Pero tenga a bien cambiar la cerveza por un jugo, mi amigo también observó que se le patinaba la lengua y nublaba el entendimiento. No sabe tomar, me dijo.

  4. PastaFrola dijo el

    Que hable la gilada, Juan!
    Usted siga en lo suyo, que lo hace bastante bien!
    “No sabe tomar, me dijo”, que frase más pelotuda!

  5. Juan Terranova dijo el

    Hola. No, yo no puse ese comentario. Cuando comento, en este u otro blog, lo hago con nombre y apellido. Saludos.

  6. Hablando del asunto 2.0 » Blog Archive » La cadencia del asunto: tercer encuentro /2 dijo el

    […] Ciclo “La cadencia del asunto” Participan: Martín Kohan, Leonardo Oyola y Juan Terranova. Modera: Patricio Zunini Segunda parte de la desgrabación , por M.A.M.. [Leer la primera parte] […]

  7. Luciana dijo el

    ¿qué es lo suyo de Terranova? esa es la cuestión. Juan siga en lo suyo ¿per qué es lo suyo?

  8. ensilencio dijo el

    amigos, ya no tendran mi opinion en este blog, pues es la segunda vez que me borran

  9. Hablando del asunto 2.0 » Blog Archive » Un oficio sin glamour dijo el

    […] esto es un delirio, incluso lo de dedicarme a leer intensivamente. Fue sin embargo una frase de Martín Kohan en el tercer encuentro de La cadencia del asunto lo que me disparó esta utopía: “Si hay un […]

  10. Frío en Alaska: reseña y estudio « Eterna Cadencia dijo el

    […] Selci, a partir de la novela de Capelli y la mesa que compartieron Kohan, Terranova y Oyola, delinea un estado del arte sobre la narrativa […]

  11. mercy cevallos dijo el

    La pregunta va dirigida a Juan Terranova. ?Eres de ascendencia italiana o espannola? Pregunto porque busco datos sobre el capitan espannol Juan Miguel de Terranova y Barilote. Si sabes de alguna conexio’n por favor remitirla.

    Mil gracias.

    M.T. Cevallos Esteves

  12. Hablando del asunto 2.0 » Blog Archive » La cadencia del asunto /3 dijo el

    […] Ahora que estamos en verano podemos tomarnos un rato para ver este video. Se trata del último encuentro de La cadencia del asunto, allá por el lejano 5 de noviembre de 2008. Es casi una hora y media de video así que pónganse cómodos y disfruten. También tienen la opción de leer la versión desgrabada acá. […]

  13. El libro en la pizarra (03/02/09) « Eterna Cadencia dijo el

    […] Una gran novela que se ha presentado en la librería y que hemos leído con placer. Incluso hemos charlado con Oyola sobre […]

  14. “Hay algo más que contar historias” « Eterna Cadencia dijo el

    […] Cuando tuvimos aquel encuentro, te dije que habías escrito una novela política por Museo de la Revolución, hoy creo que trata […]

  15. Mahalia dijo el

    If inrotmafion were soccer, this would be a goooooal!

  16. online auto insurance quotes dijo el

    I’m not easily impressed but you’ve done it with that posting.

  17. http://samwyer.com/nationwideautoinsurancehouston.html dijo el

    Essays like this are so important to broadening people’s horizons.

Dejanos tu comentario

Aprovechá este espacio para comentar, sugerir, criticar, saludar o lo que quieras.
Los insultos y cosas que consideremos inadecuadas serán borradas.
Los comentarios son de responsabilidad absoluta de sus autores y no expresan las opiniones del autor de la nota.