28/11/2008

Recibimos: La división del trabajo social

Por

El agradecimiento a Editorial Gorla por el envío de La división del trabajo social, de Emile Durkheim.

la división del trabajo social
para los que gustan de las fotos: la de arriba quiso ser una especie de bandera comunista pop; descartamos otra que se parecía a un afiche de El juego del miedo.

El Estudio Preliminar está a cargo de Ernesto Funes. La introducción comienza:

Seguir leyendo


28/11/2008

Presentación macanúdica

Por


por M.F.


Ayer a la tarde en la Boutique del libro de la calle Thames fue la presentación de Macanudo #6, la recopilación de las tiras que [Ricardo] Liniers publica todos los días en el diario La Nación.

Al llegar me encontré con una larga fila de fans que completaba todo el largo pasillo de la librería, desde la pared autografiada hasta la caja, toda gente con su Macanudo en mano. En la otra punta Liniers ni lento ni perezoso, ya autografiaba libros.

Qué voluntad tienen este hombre, por si no lo saben la gran hazaña de esta sexta entrega de Macanudo en formato libro es que el autor dibujó cada una de las 5000 tapas de la tirada a mano. Aún después de eso tiene la voluntad para autografiar.

Macanudo #6

Seguir leyendo

28/11/2008

Juan Marsé, Cervantes

Por


por P.Z.


Como bien me cuenta Matías, el Permio Cervantes alterna año a año entre americanos e ibéricos. El año pasado fue para Gelman, este año fue para Juan Marsé. Este juego pendular en nada quita méritos al catalán, hay que decirlo.

Daniel Mordzinski es un tipo entrañable, lo conocí hace un par de semanas mientras trabajábamos juntos en FILBA (sus fotos fueron destacadas por todo el mundo) y sin embargo, pareciera que llevamos una amistad de añares. Desde París me envía un mensaje:

Querido Pato,
para combatir lo arbitrario de la distancia nada mejor que una nave de Air France o enviar una foto a un amigo. Te adjunto una del premio Cervantes Juan Marsé, especial para Hablando del Asunto.
Abrazo,
Daniel

Juan Marse
Foto: Daniel Mordzinski

27/11/2008

Recibimos: La novela luminosa

Por

El agradecimiento a Editorial Random House Mondadori por el envío de la edición anticipada a la venta de La novela luminosa de Mario Levrero.

la novela luminosa

La novela llegó, como de costumbre, acompañada con una carta de Luis Chitarroni:

Estimado Amigo:

Es un placer inmenso persuadir de lo que uno está persuadido, convertir en legión a los lectores de Levrero. Mario Levrero, escritor uruguayo, tiene una bibliografía tan errática que me sorprendió muchas veces en la vida como un descubrimiento. La primera, cuando leí un cuento suyo que creo que se llama “El crucificado” hace muchos años, cuando yo tenía catorce o quince. La segunda cuando oí hablar de él a un profesor uruguayo en el Colegio de México. En vida, Mario Levrero era una leyenda cuyos portadores agradecían, devolviéndole al sujeto de esas oraciones, al tripulante de esas anécdotas, el carácter paradojal, entre kafkiano y catastrófico que la prosa de este hombre genial inauguró para la literatura rioplatense. La tercera, cuando volvía, hace unos cuatro años de Montevideo leyendo una de sus novelas de la Trilogía involuntaria, sin haber podido dar con él para expresarle mi admiración y mis ganas de contratarle un libro para Mondadori Uruguay. Ahora tenemos entre manos La novela luminosa, libro póstumo de Mario Levrero, y uno de los aportes más significativos acerca de qué significa escribir para quien considera las ventajas y desventajas de este verbo un oficio y hasta una religión. Como Diario de un canalla, La novela luminosa se asienta en ese pliegue autobiográfico que nadie encuentra con mayor naturalidad que Levrero. El “yo” de Levrero es un instrumento laico de la música, el emisor perfecto de esa verdad sometida a todas las pruebas para que sea a la vez destello de una experiencia inenarrable y relato imposible de abandonar.

Que el lector se aventure. Se trata verdaderamente de un descubrimiento. O de un reconocimiento infalible del que nadie debe privarse.

Para ir agendando: la presentación de la novela será en Eterna Cadencia (Honduras 5574) el 18 de diciembre a las 19. Disertarán Luis Chitarroni y Damián Tabarovsky.

27/11/2008

El libro como objeto áureo

Por

Matías Fernández


por Matías Fernández
matiasfernandez.hda@gmail.com


*Este post fue modicado luego de su publicación original.

Walter Benjamin escribió un texto muy conocido para sus lectores llamado La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. En él elabora el concepto de “aura” en las obras artísticas y lo define así, de una manera muy bella tomando como ejemplo a los objetos naturales:

Definiremos esta última [el aura de los objetos naturales] como la manifestación irrepetible de una lejanía (por cercana que pueda estar). Descansar en un atardecer de verano y seguir con la mirada una cordillera en el horizonte o una rama que arroja su sombra sobre el que reposa, eso es aspirar el aura de esas montañas, de esa rama.

El aura de la obra artística parte de una experiencia tanto de autenticidad como de autoridad y lo que sucede a partir del uso generalizado de los medios de reproductibilidad técnica (en el artículo Benjamin se refiere al cine y la fotografía específicamente) es arrasar con esa experiencia. Dice Benjamin que el valor único de la auténtica obra artística se funda en el ritual en el que tuvo su primer y original valor útil.

Quedémonos con eso. Me gustaría tomar esa ínfima fracción de la idea. Si avanzara me toparía con una inmensidad tal que destrozaría el fuera de foco que intento a continuación.

La pasada semana tuve que hacer un trabajo especial fuera de la oficina que me esconde todos los días en el microcentro.

Me tocó trabajar en un depósito de la zona sur de esta misma ciudad , que parece no estar inscripta en los registros de catastro. Los territorios que quedan allá por la avenida Amancio Alcorta podrían ser los de cualquier barrio del conurbano, no hay ninguna diferencia. Casi toda el área está destinada a depósitos de mercadería. Ni siquiera fábricas.

El trabajo era muy simple: destruir una considerable cantidad de documentación que por su antigüedad estaba caduca, pero que por cuestiones de confidencialidad no se podía desechar alegremente sin un proceso previo. Había que desarmar las cajas que contenían los documentos e ir desmenuzandolos de manera artesanal.

Seguir leyendo

26/11/2008

Recibimos: Condición de las flores

Por

El agradecimiento a Editorial Entropía por el envío de Condición de las Flores, de Mario Bellatin.

Condición de las flores

Condición de las flores

Un tiempo que muchas veces se hace eterno, inconmensurable, lleno de fisuras y subterfugios, tiempo en el cual la realidad es el mayor enemigo.

Tiempo de orquídea

Lo que parezco buscar en un texto, como en cualquier manifestación artística a la que me enfrente, es la posibilidad de transitar por un espacio paralelo de la realidad, sometido a reglas propias. Pienso que no sólo en los libros o en el arte se puede encontrar estas características. Siento que también pueden hallarse en los espacios religiosos, en los cuartos oscuros, en las casas del terror de los campos feriales, y en los estados personales cuando se encuentran exaltados.

26/11/2008

Querida familia

Por


por M.F.


Editorial Entropía editó en el año 2005 el primer tomo y en 2006 el segundo de Querida Familia, el epistolario de Manuel Puig desde 1956 hasta 1983.

El último libro que reseñé, Una posibilidad de vida, me motivó lo suficiente como para comprarlo. Leer a Puig es como leer a un amigo o a un pariente cercano. Estas cartas, de tono inconfundiblemente íntimo son un documento que no me quise perder. Quién sabe si se reimpriman alguna vez estos dos libros.

A continuación incluimos una carta del Tomo 2, fechada el 23 de noviembre de 1966 en New York, cuando Puig también empezaba a preparar su fin de año. Gracias Entropía por la autorización. La división en párrafos es nuestra.

Querida familiaQuerida Familia y un facsimil de postal manuscrita.

Nueva York, miércoles 23 de noviembre [de 1966]

Querida familia:

Hoy día de descanso, por fin pude ver “Mame”, me gustó con locura. Sucedió igual que con mamá para “Sweet Charity”: pasé ayer de casualidad, pregunté si tenían una orchestra para matinée de hoy y me dieron fila E al costado, igual que vos mamá. No creí que me gustara tanto, le había tomado idea de tantos plantones, pero valió la pena. Me gustó sobre todo la primera parte con ese número final de los banjos, qué lindo cuando él le propone matrimonio y baila con los de la cacería. Y qué emocionante es, la cola del zorro tres o cuatro veces, al principio nomás cuando recién llega el chico y ella lo presenta a los invitados. La Rosalind Russell57 lo hacía todo más cómico, pero ésta le gana en la parte emocional. Qué suerte mamá que la viste.

Seguir leyendo

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo