31/10/2008

Cero

Por


por P.Z.


Y tenía que ser justamente hoy… Terranova juega con las calificaciones de “La cuenta regresiva” en el Crítica de hoy:

DiezLas Islas, de Carlos Gamerro:

Lejos, lo mejor que escribio Gamerro y, con Vivir afuera de Fogwill, la novela que retrata de una forma más acabada los años noventa en la Argentina. Un verdadero hito de fin de siglo con forma de policial inteligente.

CeroMuseo de la Revolución, de Martín Kohan:

Debería haber sido un ensayo sobre la teoría de la Revolución Rusa y se queda en otro bonus track sobre la dictadura. Recurre a lugares comunes ya insoportables: el manuscrito perdido, la delación, el guerrillero bueno.

Crítica de la Argentina, viernes 31 de octubre, página 32 del diario en el pdf.


31/10/2008

Agenda

Por

Primero, ponemos de nuevo el aviso de lo nuestro:

tercer encuentro

Pero además del tercer encuentro del ciclo La cadencia del asunto, noviembre comienza movido:

tenemos que hablar

Chick Lit
Sábado 1/11 – 19.00

Se presenta la Narrativa Chick Lit en Bartolomeo (B. Mitre 1525)

    Leerán sus textos:

  • Julia Larotonda: Luz, cámara, acepto
  • Viviana Kahn: Mi libertad por un novio
  • Verónica Shulman: Sábados de súper acción
  • Celia Dosio: Tenemos que hablar

mujeres de dios

Mujeres de Dios
Martes 4/11 a las 19.30

Sonia Budassi presenta su libro de crónicas Mujeres de Dios. Acompañan a la autora Christian Alarcón y Juan Terranova

La cita es en La boutique del libro, Thames 1762.


Seguir leyendo

31/10/2008

Poesía común

Por

Matías Fernández


por Matías Fernández
matiasfernandez.hda@gmail.com


Ayer hablaba con un amigo sobre una serie de lugares comunes que existen sobre la poesía en la vida cotidiana. Una serie cotidiana que, sin dudas, no le hace otra cosa más que daño.

Acá de ninguna manera vamos a innovar, pero van algunas.

La primera está relacionada con un reciente cambio de cristales que tuve que hacer en mis anteojos -eso de que una vez que empezaste a usar lentes ya nunca los vas a dejar y cada vez vas a ver menos no es un mito-. Surgió la idea de que la poesía se habría ido de mi vida, que ahora con esta nueva visión del mundo para nada borrosa y definida con certeza, estaría más cerca de un científico que de un poeta (aunque estoy tan lejos de ambos como no se imaginan). La idea es falaz. El poeta, sin dudas, es aquel que ve todo claramente y que es capaz de condensarlo (condensar es quizás el verbo más usado en la conversación sobre poesía) en algunos versos, aún su desconcierto o su perplejidad. Es capaz de reducir grandes ideas a una mínima expresión textual. No quiero decir que el poeta no tiene dudas o cavilaciones, pero aún teniéndolas es quien sabe ponerlas en palabras, es el ingeniero.

Eso de la extensión breve es lo que más me gusta de la poesía, por eso, estoy seguro, le escapo a los versos largos. Se da una relación de oposición con la crítica en cuanto a prosa y poesía. La prosa es siempre más extensa que la crítica o los estudios individuales producidos sobre ella. Es decir que un texto sobre una novela será por lo general más breve que ésta, mientras que en la poesía se da la relación opuesta. A unas pocas líneas se contraponen largas reflexiones que sin dudas superan la producción del escritor. Es que es ahí, siento, es donde está el verdadero valor del quehacer poético, los versos se sustentan en las lecturas que se hacen de ellos, todo queda en las manos del lector que construye su interpretación libremente y esa interpretación, claro, es histórica, cambia con el paso del tiempo.

Seguir leyendo

31/10/2008

Me gusta leer

Por

RHM inaugura site con una declaración de principios:

Para ser perfecto le hubiera puesto la voz de Anabel Cherubito.

31/10/2008

La cadencia del asunto: segundo encuentro /6

Por

Ciclo “La cadencia del asunto”
Participan: Celia Dosio, Sylvia Iparraguirre y Fabián Casas.
Modera: Patricio Zunini
Sexta y última parte de la desgrabación [leer la quinta], por P. Z..


la cadencia del asunto
Foto: Lucio Ramírez

P.Z.: Hacemos la última… [dos personas del público levantan la mano] ¿Quieren hacer dos preguntas? Las últimas dos preguntas.

[Intervención del público]: Yo lo que quería preguntar a cada uno, es qué relación tienen con el humor a la hora de escribir, dado que muchos de sus libros –por ejemplo El parque de Sylvia, de Fabián algunos ensayos y cuentos– se nota el humor. Cómo eso repercute a la hora de pensar la literatura relacionada al humor. De qué manera lo piensan ustedes cuando escriben.

Fabián Casas: Yo naturalmente soy una persona que tiendo a reírme de las cosas que me parecen un poco trágicas, forma parte de mi personalidad. Es un poco de lo que decíamos antes, la idea de que el horror a determinado nivel de ebullición si no produce risa te volvés loco. En ese sentido, yo me he reído mucho en el velatorio de mi mamá, por ejemplo.

Creo que eso también estará cuando escribo. No pienso “ahora voy a poner humor”. Forma parte de lo que soy. No pienso “voy a hacer un chiste”. Creo que es una manera natural.

Con eso también, de alguna manera la pregunta que hizo él, que tiene que ver con las marcas de época en un relato: cuando un relato lo único que tiene son marcas de época va a envejecer: está fechado. Cuando él le preguntaba a Sylvia, yo me acordaba una polémica entre Pasolini y Montale, donde Pasolini le exigía a Montale que dejara de ser metafísico y fuera pragmático y práctico. Y Montale le escribió un poema hermoso donde le dice “malvorio”. Malvorios son los hombres de mala voluntad en el Infierno de Dante. Le dice “no hay que cambiar lo esencial por lo transitorio”.

Me parece que lo transitorio quizá sea la convertibilidad, quizá sea Menem. Lo esencial es lo que está siempre, lo que está en Tolstoi, lo que está en los libros de los contemporáneos que se van a escribir. Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos. Esas cosas, me parece.

Sylvia Iparraguirre: Totalmente, yo leo así. Eso es lo que queda. Las marcas de época, como en una época pasó acá, que había que poner los jeans, las marcas, la Quilmes. Está bien, le da carácter, pero eso como programa se agota.

Fabián Casas: Si te fijás en Rayuela, por ejemplo, las partes que están fechas son las que están fenecidas. Y las partes donde Cortázar se enloquece, por ejemplo, me acuerdo cuando va al concierto de piano de Bertha Trépat, esa parte es increíble. Y después en las partes donde todo parece una tarjeta postal parisina, que justo el tipo que está tocando arriba el violín es un jorobado. ¡Pará un poco! [Risas]

Estoy hablando de una persona a la que yo quiero mucho y me parece un escritor notable.

Seguir leyendo

30/10/2008

25 años

Por


por P.Z.


1983

El 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín se impuso en las elecciones presidenciales con más del 50% de los votos por sobre Italo Lúder. Aquel año Dani Yaco lo acompañó retratando diferentes momentos de la campaña.

En 1983, Imágenes del regreso, fotógrafo y político vuelven a encontrarse. El mejor presidente de los últimos 25 años recorre y comenta con emoción las fotografías que Yaco supo seleccionar para el libro.

 

“Trato de recordar qué estaba pensando en el avión mientras miraba el paisaje que ofrece el río, allí abajo, y una voz me recuerda que ese día la Junta Militar que todavía permanecía en el poder había decretado una autonomía con la que pretendía borrar de un plumazo los crímenes cometidos durante la dictadura. Yo me dirigía a un acto de campaña porque faltaba poco para las elecciones con las que recuperaríamos definitivamente la democracia en la Argentina. Y es precisamente el autor de la fotografía quien me cuenta que dije en voz alta: “Si llego a ser Presidente anularé esa ley”. Y, ahora tantos años más tarde, ese día, esa afirmación, esa imagen, queda instalada, y ahora sé que perdurará para siempre.”

“No fue fácil romper el cerco tendido a lo largo de décadas de golpes de Estado, democracias tambaleantes y nuevos golpes de Estado. Desde 1930 hasta el 10 de diciembre de 1983 la sociedad argentina había vivido bajo la tutela de sectores intolerantes que no aceptaban el veredicto de las urnas y utilizaban las armas para acosar a la Libertad.”

Seguir leyendo

30/10/2008

Segunda visita a La maravillosa vida breve de Óscar Wao

Por

[Leer la reseña de Celia Dosio]

“¿Quieres saber de verdad cómo se siente un X-Man? Entonces conviértete en un muchacho de color, inteligente y estudioso, en un gueto contemporáneo de Estados Unidos. Mamma mía! Es como si tuvieras alas de murciélago o un par de tentáculos creciéndote en el pecho”
Junot Díaz, La maravillosa vida breve de Óscar Wao

la maravillosa vida breve de óscar wao

¿Qué es lo que define a una vida? ¿Las metas alcanzadas? ¿Las personas que nos recuerdan (o las que nos olvidan) a lo largo de los años? ¿Su duración cronológica? ¿Su clímax? Todas las preguntas que dispara el título de esta novela, ganadora del premio Pulitzer, se revelan insuficientes y banales con el correr de las páginas sobre su personaje, Óscar DeLeón.

Óscar es lo que los dominicanos llaman un pariguayo. Un perdedor melancólico y resignado, dado a las lecturas de fantasía, a los cómics y a los juegos de rol. La historia de Óscar es la de la profunda soledad del freak que no termina de asumirse como tal y que busca encajar cuando ve que el romance, ese leit motiv vital, se le escurre de las manos una y otra vez. O nunca llega.
Óscar es el último varón de una estirpe marcada por lo femenino, por las mujeres fuertes y decididas de su familia. Sin embargo, el fukú (suerte de maldición ancestral) que pesa sobre ellos lo inició otro hombre: su abuelo, el doctor Abelard Cabral, que atrajo sobre sí la atención de Rafael “El Jefe” Trujillo, uno de los dictadores más feroces de una Latinoamérica que (digan lo que digan) no tuvo “dictablandas”.

En todo caso, está claro que aún siendo un motivo de perplejidad, asombro o bochorno para su familia y amigos, Óscar no es un accidente sino el producto de toda una historia. Así como un nuevo amor trae consigo toda la historia de sus amores previos, un Cabral-DeLeón es, de algún modo, todos los que fueron antes de él.

Esto es lo que reconstruye el narrador de toda la historia, un dominicano que al igual que Óscar y su familia reside en New Jersey. En un orden no lineal pero en absoluto caprichoso, se nos presentan la niñez del protagonista, la de su hermana Lola, la historia de Nena Inca y de su hija adoptiva Beli, salvada por los pelos de una ignominia monstruosa. La historia de la RD atraviesa estas vivencias como un sino maléfico, con la marca de lo oscuro metiendo los dedos en la pureza de una estirpe que originariamente vivía en la más apolítica de las armonías. De algún modo, un sucedáneo de alguna de esas historias “de género” que Óscar frecuenta, una excusa que le permite al autor desplegar esa suerte de realismo mágico que muchos lectores y críticos identifican con el color local latinoamericano (cuanto más conflictivo el país, mayor incidencia de lo sobrenatural, lo mítico/místico explicando los milagros, la fatalidad).

Seguir leyendo

Entradas anteriores

Recibimos: El señor de la lu...

12/08/2011
Agradecemos a la editorial La Bestia Equilátera por el envío de El señor de la luz, novela del francés Maurice Renard. Editada en su odioma original en el año 1933, ahora encuentra esta nueva edi...
Seguir leyendo

Bricolaje libresco

11/08/2011
Aunque no lo crean, este blog también es servicio, es por eso que en esta ocasión les acercamos un motivador material que ni en Utilísima les habrán ofrecido. En cualquier tienda de decoración p...
Seguir leyendo

Relatos como excusas

09/08/2011
Cuando lo compré, su nombre me sabía a ayer. Claro, tenía otro de la misma autora en una colección de tapa dura aparecido hace algunos años atrás –sedicente su mejor título-, aunque ambos esp...
Seguir leyendo

Bibliografía obligatoría pa...

08/08/2011
La noche del sábado fui a ver medianoche en París. Estaba entre Capitán América y ésta otra. Finalmente le di mi voto de confianza a Woody, voto que no siempre honra. A ver si puedo contar de qu...
Seguir leyendo

De cómo Fabián Casas recomi...

05/08/2011
Cada vez que le digo a alguien que estoy leyendo los libros de Orhan Pamuk, me miran como si estuviera tan loco al igual que ese personaje de la película “Supersize” que, para demostrar que la ...
Seguir leyendo

Puede fallar: mapa con divisi...

04/08/2011
Para los que nos saben, cada vez que en un libro o publicación (como los fascículos coleccionables que se venden con los diarios) se incluye un mapa del territorio nacional, éste tiene que ser revi...
Seguir leyendo